lunes, 16 de diciembre de 2013

Jabón y crema natural de navidad y karité


Es el jabón batido, no podía ser otro, tan blanco, tan esponjoso, tan ligero, lleno de burbujas de aire que le hacen flotar en el agua. Tan divertido y práctico para los críos, no se pierde en la bañera. Tan cremoso y suave para la piel, cargado de manteca de karité, coco y palma, vaya, no sé qué más se puede pedir a este jabón, sí, hacerle un agujerito, pasarle una cinta dorada y colocarlo en el árbol. Es perfecto… o casi.

La crema es una mousse de karité con aceite de macadamia. Apetece con este frío. Haciéndola ya entras en calor, tienes que estar un tiempito con la batidora hasta que empieza a subir y parecerse a un merengue. Lleva aceite esencial de geranio y rosas y la podéis utilizar para lo que queráis: labios, cabello y zonas secas de la piel.

Recomendaciones para el próximo año, las de siempre, mimar mucho la piel y hacedla fuerte, que aprenda a cuidarse sola.






Felices fiestas




lunes, 2 de diciembre de 2013

Jabón y crema natural de arcilla con aceites de manzana y abedul




Parece que nuestro afán por embellecernos viene de hace mucho. El primer cosmético que se conoce fue la arcilla que ya en la época paleolítica hombres y mujeres la utilizaban para proteger el cuerpo, adornarse o transmitir sus estados de ánimo.

Con los egipcios, pioneros en la fabricación de productos cosméticos, se comercializaron todo tipo de remedios: desodorantes, tónicos, ungüentos blanqueadores, suavizantes, antiarrugas; siendo los primeros en elaborar el jabón cuya base fue la saponita. Eran muy vanidosos y se enorgullecían de su aspecto dándole mucha importancia al aseo personal, aunque tal vez a Marco Antonio no le resultara tan atractivo los pintalabios y coloretes de Cleopatra a base de pigmento rojo oscuro de escarabajos aplastados y de polvo de huevos de hormiga, sin embargo le fascinaba y enloquecía su perfume de aceites de rosa y pachuli.

De entonces a lo de ahora se ha recorrido mucho, con tratamientos tan sofisticados como el peeling a base de diamantes y rubíes triturados con ácido láctico que, según dicen, deja una piel radiante o la activación del gen que regula la longevidad de las células a través de información que ofrece el ADN de la piel.

Pero bueno, lo que quiero contaros es que nuestra arcilla sigue ahí, resistiendo duramente a los avances científicos y tecnológicos y adaptándose estupendamente a la cosmética vanguardista en forma de jabones, cremas, limpiadoras o mascarillas.

Así que hoy el jabón no podía ser más que de arcilla, rosa. Con aceites de manzana y abedul, karité y cera. La mascarilla lleva los mismos ingredientes.

Esta última la tenéis que extenderla con pequeños y suaves masajes dejándola reposar no menos de treinta minutos, retirar y aclarar con agua tibia acabando con fría.

Sobre el aceite de manzana, llevo un tiempo utilizándolo y seguramente lo haré ingrediente fijo de temporada, tanto en cremas como en jabones. En un próximo post, no quiero alargar éste, os comentaré algo más sobre él.
Enlace relacionado:






lunes, 18 de noviembre de 2013

Jabones y cremas naturales con agua de cereales y malvas


Ya sabéis que me gusta utilizar  ingredientes naturales y que solemos tener en la cocina para hacer jabones y cremas. Si es saludable para el organismo tiene que serlo igualmente para la piel.
En este caso fueron cereales. Usé avena, cebada y maíz. Los trituro un poco y los dejo hervir hasta que el agua empiece a blanquear. A veces, fuera ya del fuego vuelvo a darles otro toque de batidora si quiero que sea más espesa, depende de lo vaya a hacer. Los paso dos veces por el colador, la segunda con una gasa.
Esta agua es muy delicada, se estropea enseguida, incluso en la nevera, por lo que aconsejo conservarla en el congelador si nos ha sobrado.
Cuando pongo cereales en las cremas me gusta utilizar el aceite de almendras y karité, cuestión de equilibrio. Y a los jabones, en la traza (antes de echarlo en el molde) agregarles avena molida. Este cereal que estuvo durante mucho tiempo reservado a la alimentación de los caballos, ahora se ha puesto de moda, así funcionamos a golpes de tendencias. Con vitaminas del complejo B tiene propiedades antiinflamatorias, entre otras muchas. Se utilizaba como sustituto del jabón y hoy lo recomiendan los dermatólogos (al igual que la harina de maíz) para aliviar la dermatitis en los momentos de más irritabilidad, una taza de avena por dos de agua tibia, algo así como una papilla. Y la mejoramos si añadimos hojas de malvas secas, refrescará la piel.
Los jabones y la crema llevan agua de rosas y extracto de malvas. Los aceites que puse en el jabón fueron oliva macerado con malvas, argán, coco y cera, la crema con argán, almendras dulces, karité y cera virgen.





Otros diseños:


Las primeras nevadas. El invierno está cerca.


lunes, 4 de noviembre de 2013

Crema natural de jabón con hidrolato

 
El jabón que utilizo para esta crema es distinto de los que suelo hacer. Este no lleva aceite de coco ni cera virgen, ingredientes fijos en casi todos mis jabones. Está compuesto sólo de aceite de oliva y, en menor proporción, girasol.
El aceite de girasol es uno de los aceites vegetales que más glicerina produce en un jabón pero al llevar pocos ácidos saturados no es aconsejable utilizarlo en exceso. En varias ocasiones me enranciaron los jabones y directamente lo eliminé, aunque poner una pequeña cantidad es interesante, contiene vitamina A, B, D y E, antioxidantes naturales con un efecto calmante sobre la piel.
Sin embargo es el jabón indicado para convertirlo en crema limpiadora. Da una textura muy cremosa, como leche condensada y queso fundido. Al cogerla se escurre entre los dedos,  por lo que os aconsejo aplicarla  con brocha (estupenda la que utilizan los chicos para afeitarse). Es suave, de poca espuma y va a limpiar la piel sin agredirla, respetando su equilibrio.
Para hacer la crema disuelvo el jabón rallado en agua destilada e hidrolato, en este caso de rosas y lavanda, así aprovecho todos sus principios activos (al no haber saponificación), llegando a la piel cargada de nutrientes.
Otros ingredientes: extracto de pomelo y aceite esencial de geranio.
  

 
 
 
 
 
 
Fijaos en la cantidad de glicerina que tiene el jabón natural.
 

 

 

 

 

 

miércoles, 30 de octubre de 2013

Jabón y crema natural con aceite y extracto de sauce


Hace unos meses me llamó la atención una noticia que dieron por radio y pensando que era broma la busque en internet.
Era ésta: “… En el país africano las escobas de bruja tienen la misma consideración que cualquier otro medio de transporte más pesado que el aire. Por tanto, una bruja con su escoba no puede sobrepasar el límite de 150 metros estipulado para cualquier nave, según declaró con toda la seriedad del mundo el director de marketing de la aviación civil suazi, Sabelo Dlamini.” 
Curioso, pero aunque parezca broma en Suazilandia “… se toman muy en serio a las hechiceras. Las curanderas brujas pagan un impuesto anual equivalente a un euro y gozan de bastante influencia”. Habría que ver cómo controlan la circulación el día de Halloween.
Y hablando de brujas, el jabón y la crema llevan aceite y extracto de sauce, sí, el árbol del encantamiento. De la corteza se obtienen vitaminas, minerales, fibra y ácido ascórbico. En sus hojas se encuentra la salicina, de aquí se sintetiza el ácido acetilsalicílico, remedio natural alternativo a la aspirina. Los jabones con este ingrediente se utilizan en cosmética para combatir la caída del cabello y la caspa, en cremas para mejorar manchas y cicatrices ligeras dando un tono parejo a la piel.




lunes, 14 de octubre de 2013

Jabón natural de manzana y fresa

Estos jabones están pensados para las chiquitinas que comienzan a descubrir los colores y que te preguntan cada cinco minutos cuál es tu color preferido. Es un buen reclamo para facilitar la tarea de educación en la higiene y convertirla en una disciplina divertida y agradable.

El jabón huele a fresa. He utilizado aroma de repostería que da muy buen resultado y para el color arcilla rosa. Los aceites son de oliva, argán, coco, aceite de manzana y cera virgen. Con extracto de fresa.
Para esta ocasión hice una crema óleo calcárea. Teniendo críos esta crema no debe faltar en casa. Está muy recomendada para el cambio de pañal de los bebés, para eritemas, irritaciones, alergias, dermatitis atópica, eczemas, pieles sensibles y quemaduras.
Es una crema con peso histórico, quizás uno de los preparados farmacéuticos más antiguos que se conoce. Está compuesta de aceites vegetales, cera de abejas, óxido de zinc y agua calcárea. También la podemos utilizar para desmaquillar, es muy emoliente y limpiará el rostro al tiempo que lo protege. Como veis y repitiéndome, esta crema hay que tenerla a mano, ir haciendo un huequito más en la estantería del baño.






lunes, 7 de octubre de 2013

Jabón natural de romero y ortiga, adornado con flores secas de brezo

 
 

Si de pequeña me hubieran dicho que haría jabones de ortiga o que la iba a comer en ensalada me hubiera dado la risa. Le tenía pánico a esta planta, quién no tuvo ampollas o picores horribles solamente por rozarla. Me contaron un truco para evitar la picadura, pero nunca me atreví a probarlo, era contener la respiración antes de cogerla, creencia popular algo equivocada. Lo que realmente funciona es acariciarla suavemente de abajo hacia arriba.
 
Las propiedades de esta planta y la del romero están recomendadas para el cabello por su acción eficaz contra la caspa, por evitar la caída al fortalecer la raíz, por regular el exceso de grasa, por estimular la circulación sanguínea, por…, para no repetirme os dejo más información en estas entradas.
 

 

 
 



 

jueves, 3 de octubre de 2013

Jabón natural para mascotas

No, no son mías esas tres monadas, ojalá. Las encontramos en un camino forestal cuando andábamos perdidas intentando llegar al pueblo.
Las seis mascotas que tengo, gato, conejo y cuatro gallinas, son de limpieza en seco. Me encantaría poder frotarles con el jabón pero al gato, medio salvaje, le espanta el agua, al conejo con la edad que tiene me arriesgo a que le dé un infarto y a las gallinas mejor dejarlas en paz. Así que este jabón es para los que puedan meter a sus animalitos en la bañera. Cuando conviven en un piso no queda otra que acostumbrarlos y es tan importante como el paseo, cepillado y visitas regulares al veterinario.
Aconsejan el baño una vez al mes, no más ya que puede deteriorarse el manto protector de su piel, pero el cepillado yo lo aconsejo todos los días, es fundamental para dar suavidad y brillo al pelo.
El jabón sólo lleva aceite de oliva con un poco de sal para endurecer la pastilla. Sin perfume, para que no pierdan el olfato.
Quiero acabar con una anécdota graciosa y que me llamó la atención. Una noche  propuse a un grupito de niños, entre 7 y 11 años, que entraran en el gallinero y aguantasen, al menos 2 minutos. Ninguno estuvo por la labor salvo el más chico, mantuvo el tipo pero la carita, con media sonrisa forzada, era para verla. Tanto miedo inspiran las gallinas a los chicos de hoy?








jueves, 19 de septiembre de 2013

Jabón y crema natural con agua floral de lavandas y rosas

 
 
 
Lavandas y algunas rosas son las últimas flores del jardín que despiden el verano. Muchas plantas ya están secas y el césped de color verde pasó a dorado, cruje además de pinchar cuando lo piso. Ahora le toca decorar a los árboles, ya están pintando las hojas antes de dejarlas caer. Y hora de comenzar con las tinturas. Lavanda, jazmín, tomillo, rosas, salvia y pomelo están secándose y en un par de semanas las podré introducir en alcohol.
 
Sé que del verano muchas regresáis con la piel dañada, cuarteada y mustia. No volveros locas intentando recuperarla probando diez y más productos que prometen milagros, y a veces sin querer lo que le  provocáis es ansiedad. La piel también quiere relajarse, el jabón, la leche y la crema llevan aceites que la van a limpiar, hidratar y nutrir, lavandas y rosas la calmarán,  no es sólo un tratamiento es mucho más, es la cosmética de la naturaleza, un obsequio para la piel que sabrá agradecerlo.
 
Aceites que llevan: oliva, argán macerado con rosas, karité, jojoba, cera de abejas y aceite de coco (éste solo para el jabón)