lunes, 17 de diciembre de 2012

Jabón natural de cerveza con aceite esencial de lavanda

 
Os voy a contar un esnobismo. Starkenberg Beer Myth es un gran castillo medieval en  la región del Tirol austriaco. Está adaptado a hotel y ofrece, entre otros servicios, baños termales en piscinas que rebosan cerveza o, como ellos le llaman, “elixir de cebada”. Se acompaña después con veinte minutos de calor, en camas de heno de alfalfa para estimular la sudoración y se finaliza en una zona de relax.
Como terapia no está mal y salvo lo de estimular la sudoración, que no soy partidaria, me parece que puede ser un buen tratamiento revitalizante. Regenerador para la piel y cabello (si es que también hay inmersión), por el aporte de antioxidantes, vitaminas del grupo B, D, E y C, minerales y proteínas.
Este jabón de cerveza tiene una textura muy agradable. Su color, como el de la leche manchada, su espuma cremosa y abundante (dentro de lo que ofrece un jabón natural) y el aroma a lavanda estimula la piel, la vista, el tacto…, vamos, que no dan ganas de devolverlo a la jabonera.
Le adorné con flores secas de lavanda y rosas. Los aceites que lleva, oliva, argán, coco, ricino y cera virgen.
 
 
 


 

lunes, 3 de diciembre de 2012

Jabón natural de tres arcillas

 
Este Jabón de tres arcilla, rosa, blanca y verde, es un exfoliante muy suave. Ayuda a la regeneración de la piel, sin agredirla, evitando que células muertas e impurezas queden depositadas sobre ella.
Os recuerdo que no hay que abusar de estos tratamientos, la piel se exfolia sola de forma natural mediante la regeneración celular y esto debemos respetarlo. Puede que, por algún desequilibrio puntual,  tengamos que echarle una mano, pero molestándola lo menos posible.
Los aceites que lleva son de oliva, argán, coco, manteca de karité y cera virgen.
La crema contiene los mismos aceites que el jabón, menos el de coco, y agua floral de espliego.
 
 



 
 
Feliz Navidad!
 

viernes, 23 de noviembre de 2012

Crema natural de aceite de caléndula con agua floral de lavanda




Somos lo que comemos y seremos lo que hayamos comido. Cita muy utilizada en el campo de la nutrición y que cuesta llevarla a cabo. Los alimentos van a determinar lo que la sangre transporta a las células,  toxinas o nutrientes. Unas u otras se manifestarán en nuestro organismo con el paso de los años. Así que hay que pensarse dos veces qué vamos a llevar a la mesa.

Igualmente ocurre con la forma de alimentar nuestra piel. Es una esponja viva que absorbe todo lo que pongamos en ella, apenas tarda cinco segundos en introducirlo en el torrente sanguíneo. ¿Cosmética natural o convencional?. No debería plantearse como elección,  siempre natural. Además, es tan sencillo cuidar la piel desde casa. Un buen aceite de semilla, si no sabéis qué crema utilizar, es suficiente para nutrirla y tal vez, con el tiempo, si os animáis, podréis hacer vuestra propia crema, tan fácil como cocinar, al menos estaríais seguras de lo que os ponéis en la piel.

La mayoría de productos en cosmética convencional contienen ingredientes sintéticos que ofrecen una textura, un perfume, un color y una conservación, para su producción en cadena, a muy bajo coste y escasa calidad. Más de un 70% de su fórmula son derivados del petróleo. Componentes creados artificialmente y de poca afinidad con nuestra piel. Nada que ver con el extracto de una planta. Su estructura, como ser vivo, se asemeja bastante a la nuestra, por lo que nos garantiza la transmisión de sus propiedades favoreciendo el proceso de regeneración natural de la piel y, esto es importante, respetando su equilibrio.

Si buscáis una crema natural tenéis que leer la lista de ingredientes, ya sé que es pesado pero hay que hacerlo. En la mayoría de los casos los naturales están escritos en latín (nombre científico de las plantas), y los ingredientes de origen sintético son en inglés (nomenclatura química). Cuantos más nombres en latín, más componentes naturales. Y cuidado con la publicidad sofisticada, para esto, solo un poco de sentido común.

La crema lleva aceite de almendras dulces macerado con caléndula, aceite de argán, manteca de cacao y cera virgen. Con leche de almendras y agua floral de lavanda.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Jabón natural de propóleo y leche de avena




No hace mucho conocí a un apicultor, ya jubilado, que aún dedicaba parte de su tiempo a “cultivar abejas”. Apasionado de su trabajo, decía que le ayudaba a olvidarse de su enfermedad. Fue un gusto hablar con el. Me contó historias de estos bichitos que me dejaron impresionada, así que merecía la pena hacer un vídeo con parte de estos conocimientos que, rescatados del tiempo, no tienen que perderse.


Ya comenté en el blog, aunque de pasada, cómo limpio la cera cuando me la traen de las colmenas. En este vídeo colgué fotos y texto explicando todo el proceso.

El jabón es de propóleo, con aceite de argán, oliva, coco, aceite de almendras, cera virgen y leche de avena.



martes, 30 de octubre de 2012

Jabón natural con aceite de tomillo y rosas


Las plantas las maceré en argán. Oliva, coco, manteca de karité y cera virgen son los demás aceites. Con aroma de vetiver y cedro. Me apetecía un olor suave a madera, cálido y seductor.

Es un jabón con hechizo y se acompaña con una pequeña cantidad de ésta pócima: diez gotas de aceite de tomillo, cinco de rosas y una cucharada de aceite de prímula de atardecer, con ella podréis ver el mundo invisible de las hadas, les “encantan” estos aceites.













lunes, 22 de octubre de 2012

Jabones naturales con aceite de cáñamo





La aportación de este aceite a un jabón natural es excelente, ya sea en cosmética como en medicina. Es hidratante, emoliente, rico en ácidos omega 3 y 6 y vitamina E. Ideal para pieles secas o agrietadas, mejorando enfermedades de la piel como eczemas, psoriasis o alergias. Además sus propiedades antiinflamatorias le hacen muy útil para el tratamiento terapéutico del acné.

Pero en esta ocasión no es lo que quiero destacar. El cáñamo, por sus utilidades diversas, es quizás la planta milenaria más completa que existe. Leí que un autor muy reconocido de libros sobre el cáñamo ofreció una fortuna a quien lograse refutar científicamente su tesis que presenta a esta planta como solución sin parangón a numerosos problemas del mundo, incluyendo el hambre. Muchísimas necesidades básicas de nuestra cultura (fibras textiles, semillas y aceites, combustibles ecológicos, papel, plásticos vegetales, pinturas, etc) estarían cubiertas con ella.

Su resistencia a plagas y malas hierbas hace que apenas necesite productos químicos (tampoco durante su procesado), por lo que el suelo donde se cultiva será muy superior en calidad y rendimiento, inmejorable participación al mantenimiento del equilibrio ecológico.

Así que habrá que apostar por ella y este jabón será mi pequeña contribución.

Aceite de oliva, argán, cáñamo, coco y cera virgen. Con aceite esencial de vetiver.

lunes, 8 de octubre de 2012

Jabón y crema natural con esencia de orquídea Venus






Una persona muy allegada y muy conocedora de temas tan interesantes y bonitos como la aromaterapia y flores de Bach, me pidió que le hiciera jabones con la esencia de la orquídea Venus.
Apenas la conozco pero esto es lo que dicen de ella: “…estimula las características femeninas de nuestra personalidad. Favorece la escucha  y la dulzura ayudándonos a aceptar y estabilizar nuestro lado femenino. Acrecienta la capacidad de seducir, armonizar y reconciliar, nos sensibiliza al placer y nos ayuda así, a transmutar el coraje en gentileza y la animosidad en Amor…”. Qué os parece?.
Es una flor preciosa, ideal para la composición fotográfica, pero no crece en mi jardín, así que, en este caso, utilicé la que tengo más a mano, rosas.
Los aceites del jabón son oliva, argán, coco y cera virgen de opérculo. La crema tiene jojoba, almendras, argán macerado con rosas, manteca de cacao y cera. Ambos llevan la esencia de la orquídea y tienen un olor suave a .... sensualidad.
Después de una ducha con este jabón atreveros a tonificar la piel con agua fría, la dejáis un poco húmeda para extender mejor la crema, con un ligero masaje, luego, frente al espejo, poned vuestra cara más favorecedora y ahuecaros la melena, si no estáis divinas es que algo habéis hecho mal.




lunes, 24 de septiembre de 2012

Jabón natural de aloe vera aromatizado con romero fresco.






Aromatizar aceites es fácil y merece la pena encontrar algo de tiempo para poder hacerlo en casa. Se puede realizar de varias maneras. La más común es macerar plantas, flores, frutos, etc., en aceite durante un período que va desde 14 a 40 días, removiendo a diario o, ya va en gustos, dejándolo reposar protegido de la luz. Otra forma es calentar el aceite con la planta a muy baja temperatura (35 a 50 grados), durante tres horas aproximadamente, filtrar y guardar en frasco de cristal hermético en lugar fresco y oscuro.

Yo prefiero ésta última. Los aceites vegetales puros no refinados tienen mayor posibilidad de estropearse. El aire, el calor y la luz aceleran su deterioro, por lo que hay que protegerlos. Mis aceites, si no los utilizo en el momento, los conservo en el frigorífico dentro de recipientes opacos. Después de alguna mala experiencia,no quiero arriesgarme a que un jabón se enrancie.

Las propiedades del romero son muy conocidas, estimulante, tónico y antiséptico. Para aromatizar es uno de los más utilizados.

El jabón contiene aloe vera además de aceite de oliva, donde hice la maceración, argán, aceite de ricino, coco, palma y cera virgen. La crema, oliva macerado, argán, almendras, manteca de cacao y cera, con hidrolato de romero y olor a otoño, cuando llegan las primeras lluvias al campo.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Jabón natural de chocolate y leche de avena






Se cuenta que el Rey de Inglaterra, Carlos II, intentó cerrar las chocolaterías porque creía que eran semilleros de seducción. En Francia, la corte lo consideraba un producto barbárico y una droga nociva por sus efectos vigorizantes. Y en España, sólo los monjes conocían el procedimiento para convertir el cacao en chocolate, guardando celosamente la receta como un secreto de Estado.
Las que somos adictas al chocolate lo hubiéramos pasado mal en aquella época. Es mi única golosina.
Estimulante, energético, tonificante, nutritivo; reanima y reconforta el cuerpo. Olerlo, saborearlo, extenderlo por la piel o las tres cosas al mismo tiempo, aumenta el ritmo cardíaco, sí, hay investigaciones que lo confirman. Neuroimágenes han demostrado que durante su consumo el chocolate visita las zonas de placer del cerebro.
Así que, probad un día en casa y haceros una mascarilla facial o corporal con cacao puro y leche de maicena (calma y suaviza la piel); tibia, cremosa. Después, con la piel limpia y húmeda frotaros con un trocito de manteca de cacao y fundirlo con el calor de vuestro cuerpo. Haréis a la piel una incondicional de esta terapia.
La composición del jabón: aceite de oliva, argán, coco, manteca de cacao, cera virgen, leche de avena y cacao puro.







lunes, 3 de septiembre de 2012

Jabón natural para el rostro con argán, manteca de cacao y aguas florales

 
No es la primera vez que presento este jabón ni será la última. Si habéis leído algo de este blog sabréis que me gustan los jabones muy muy naturales con diseño sencillo. Además, es de los especiales, he sustituido el agua que lleva en su composición por el hidrolato que destilé la primavera pasada, de cantueso y jara silvestre.
 
Los aceites son de oliva, argán, manteca de cacao, coco y cera virgen.

El aroma de este jabón te ejercita la imaginación. Yo le noto olor a tostado del aceite argán, otros a la manteca de cacao y a algunos les recuerda el campo. Ya veis, un aroma a la carta.

Y después de la limpieza, alimentar la piel con cremas o aceites, siempre naturales. La que acompaña al jabón es de argán, almendras, cacao y cera, con hidrolato de jara. Su textura es tipo mousse, ideal para extenderla. Acordaos, poca cantidad, ligeros masajes y pequeños toques para acabar, con las manos humedecidas.

 

 
Echar un vistazo al vídeo que colgué sobre destilación y las plantas que utilizo para extraer el agua floral.

 
 

lunes, 30 de julio de 2012

Jabón y crema natural con hidromiel, aceite de oliva y argán


A veces donde consigo la cera me regalan trozos de panal con las celdillas aún llenas de miel. Les doy las gracias con un jabón de miel o polen, así fomentamos el trueque en el pueblo y damos un respiro a la moneda que está tan asfixiada. Me encanta conseguir lo que necesito de esta forma, conoces a la gente y valoras mucho más lo que te dan, productos, consejos, recetas... y algún que otro secreto.

Aprendí de ellos cómo se separa la miel de la cera. Hay que diluirlas en agua caliente, llevándose a ebullición durante muy poco tiempo, luego se deja reposar hasta que enfríe. La cera quedará flotando en el agua. Ya separadas, el agua sobrante, donde va disuelta la miel, se fermenta con un poco de levadura fresca, durante unos 8 días, con temperaturas entre 25 y 30 grados. El líquido se llama hidromiel o vino de miel. Se puede utilizar alcohol en lugar de levadura, ya va al gusto de cada uno, yo me decidí por el primero porque es más suave. Es una bebida dulce y rica.

Un jabón o una crema necesita muy poca cantidad de hidromiel, pero se nota, la textura es muy agradable, las propiedades excelentes y un olor auténtico a cera y miel. http://www.jabonesrositalancellotti.com/2011/11/jabon-de-miel.html

Los aceites del jabón, oliva, argán, manteca de cacao y almendras dulces, con cera virgen de opérculo. A la crema, con los mismos aceites, le añadí agua floral de lavanda.









viernes, 13 de julio de 2012

Jabón natural para bebé. Aceite de oliva, manzanilla y lavanda





Es una delicia ver a un bebé dentro de la bañera. Esa carita que pone nada más entrar en el agua conteniendo la respiración, entre excitado y ansioso por empezar a patalear. Le encanta y es un momento muy especial para establecer contacto. Más que la hora del baño es la hora de hablar con él. No entiende de higiene pero sí de comunicación y sensaciones. Nuestra voz le anuncia el alimento, el calor, el abrazo, la caricia; la identifica con los cuidados que le damos, así que si no estáis relajados, es mejor esperar un poco y aflojar la tensiónlos pequeños son hipersensibles al estado emocional de sus progenitores, parecen tener un radar especial para captar cómo se sienten y contagiarse rápidamente de su condición anímica.

Dejad la esponja, nada como la mano enjabonada de mamá o papá, así podréis introducir vuestros dedos entre los plieguecitos de su cuerpo, seguro que os va a sonreír.
Su piel es muy delicada, por lo que no hay que abusar de los jabones, a veces solo con unas gotitas de aceite esencial de lavanda o manzanilla en el agua es suficiente. Y luego un ligero masaje con un buen aceite de semilla, le relaja muchísimo.

Los ingredientes de este jabón son para piel muy sensible, oliva macerado con manzanilla y caléndula y aceite de almendras dulces, la suaviza y protege. Lleva agua floral de lavanda y aroma a limpio.







lunes, 2 de julio de 2012

Jabón natural de santolina y romero




"Cuídate de su pelo rubio porque ella sobresale. Todas las mujeres tienen magia en sus mechones. Y cuando ella se los enrolla alrededor del cuello de un joven, ella nunca lo liberará de nuevo.”   (Johann Wolfgang von Goethe)

Nada más bonito que el cabello de una adolescente justo antes de comenzar a castigarlo con decoloraciones, planchas, rizadoras, detergentes, siliconas, etc.
Es complicado orientar a estas jovencitas cuando imposiciones de la moda o tendencias les exige llevar un cabello que nada tiene que ver con el suyo. Rizado, liso, rubio, pelirrojo, da igual como lo tengan, querrán llevarlo con el estilo del momento. No estoy contra la moda siempre y cuando no impida reflejar la personalidad y no esclavice a los que la siguen. Que sea una moda a tu servicio.
Es fácil cuidar un cabello sano y algo menos recuperar un cabello enfermo, quebradizo y roto. En los dos casos, siempre, productos naturales, ausencia de químicos y no a los aparatos que quemen la queratina del pelo (rizadoras, planchas…), buscar otras alternativas, que sí que las hay.

Este jabón de santolina o abrótano es especial para estimular el cuero cabelludo. La loción de esta planta es estupenda para fortalecer el pelo. Le puse también romero y  aceites de oliva, argán, coco y palma, con cera virgen de opérculo.

Utilizar una mascarilla de aceites (el de palma y coco van muy bien) antes del lavado para proteger las puntas y zonas más secas del cabello. http://www.jabonesrositalancellotti.com/2012/03/porque-un-jabon-natural.html