lunes, 21 de enero de 2013

Jabón natural de leche de cabra con aceite de romero


“La leche de cabra es un frágil milagro de la naturaleza que no puede ser reproducida sintéticamente”. Está considera como liposomas naturales por su fácil y rápida absorción en el aporte de proteínas restauradoras y minerales, que ayudan a retener la humedad de la piel, manteniéndola suave y nutrida.
Su suero lácteo estimula la producción natural de colágeno y es muy bien tolerado por la piel, incluso las más delicadas y sensibles por su acción hipoalergénica y calmante, ayudando a neutralizar el PH de la piel. Importantísimo aporte a la cosmética natural.
Los beneficios por vía tópica, a través de cremas, lociones y jabones, se aprecian fácilmente. No sólo actúa nutriendo, sino que acompaña e introduce los nutrientes dentro de la célula.
Muy recomendable para pieles dañadas, infantiles y da muy buenos resultados en personas con soriasis o eczemas.   
El jabón lleva aceite de oliva macerado con romero, aceite de argán, coco, manteca de karité y cera virgen. Con esencia natural de vetiver.


martes, 8 de enero de 2013

Jabón natural con aceite de abedul






Muchas de las plantas y árboles que tengo en el jardín las puse pensando en la utilidad que me ofrecían para elaborar los jabones y cremas.
Esta vez utilicé hojas de abedul o árbol de la sabiduría. Está considerado como una de las mejores plantas medicinales por sus propiedades curativas. Las infusiones se utilizan (entre otras aplicaciones) como desinfectante para tratar manchas, granitos y afecciones de la piel y las lociones para el cabello evitan la caída y lo fortalece.
Tanto el jabón como la crema llevan aceite de argán macerado con las hojas de abedul. No les puse color y tampoco aroma. Entiendo que muchas prefiráis salir perfumadas de la ducha, pero, probad alguna vez con un jabón natural sin olor, estoy segura que os va a gustar y mucho más a vuestra piel.
Utilizad aceites esenciales (lavanda, melisa, jara, romero, tomillo, salvia, espliego…), sus aromas son limpios, naturales y frescos y garantizan la ausencia de químicos o fijadores.
El jabón lleva, además de argán, oliva, coco, ricino y cera virgen. La crema, argán, aceite de almendras, manteca de cacao, cera y agua floral de jara.