jueves, 29 de diciembre de 2011

¿Qué vais a pedir a los Reyes?. Jabón natural de rosas


 


Jabones, cremas, bálsamos, exfoliantes, etc.  es mi sugerencia, pero hacer hincapié en que sean naturales.

Tenía pensado hacer un jabón de carbón vegetal para las que se portaron mal, pero elegí el de la foto, va más en mi línea. Le he llamado jabón de flores. Lleva tres clases de rosas de la familia mailland (curioso sus nombres: Lolita Lempicka, Gina Lollobrigida, Laetitia Casta, etc.). Una de ellas es preciosa, es la rosa de los dibujos, su olor es clásico y muy romántico.


Hice una infusión con los pétalos y leche de avena muy ligera. Un jabón de formas sencillas pero muy rico en aceites: aceite de oliva macerado con rosas, aceite de argán, de coco, manteca de karité y aceite de rosa mosqueta, con pétalos de flores secas. Adecuado para todo tipo de pieles.

Feliz comienzo de año.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Jabón natural y bálsamo para el cabello, con oleato de romero, jara y lavanda.






La maceración para el jabón la hice con aceite de oliva, lleva también argán, coco, ricino y cera virgen. El aceite esencial es de romero y lavanda.

Es jabón para piel y cabello, al contener romero lo hace muy indicado para éste último, estimula la circulación sanguínea y actúa como activador de la irrigación capilar para ayudar al crecimiento del pelo.

El bálsamo tiene aceite de argán macerado con romero, jara y lavanda, aceite de manzanilla, ricino, manteca de cacao y cera virgen. Los aceites esenciales son de lavanda y romero. Es perfecto para nutrir las puntas secas, les da salud y brillo.

Aplicar el bálsamo antes y después del lavado. Con el cabello seco extenderlo por las puntas y zonas dañadas (media hora antes de lavarlo, cuanto más tiempo estéis con él mejor). Lavar, aclarar, peinar y con el pelo aún mojado extender bien entre las manos muy poca cantidad del bálsamo (como un granito de arroz), y frotar suavemente las puntas. Insisto en que hay que utilizar una mínima cantidad, las puntas deben quedar suaves y brillantes y no apelmazadas por exceso de crema. También está indicado para la costra láctea del bebé (con caléndula y lavanda)

viernes, 25 de noviembre de 2011

El jabón de siempre. Natural de aceite de oliva




Insisto con este jabón. Al ser mi preferido es normal que caiga en repeticiones. Pero el modelo sí que lo cambio, a este en concreto le puse un pequeño motivo en azul para animarlo un poco.

Lleva los dos aceite principales, oliva y argán y una pequeña cantidad de aceite de coco para que la pastilla no resulte demasiado blanda. Sin perfume y con la tonalidad marfil característica del jabón puro.

Siempre que hago estos jabones siento desprenderme de ellos, me los quedaría todos.
Un pequeño inconveniente para mí es que a la hora de hacerlos no supone ningún reto pues es improbable que te salgan distintos de lo que habías previsto. Son sencillos de hacer y el resultado siempre es bueno.

Tienen hidrolato de lavanda y jara (agua floral extraída por destilación y con un ph muy similar a nuestra piel), indicada ésta última para heridas, cicatrices y como regeneradora cutánea, la lavanda aporta propiedades calmantes y antiinflamatorias.

El aroma a lavanda de este jabón es apenas perceptible ya que los hidrolatos son mucho más suave que los aceite esenciales.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Jabón natural de café y canela



La utilización del café en cosmética comenzó con los tratamientos de mesoterapia por sus propiedades desintoxicantes y diuréticas. La cafeína está considerada como uno de los mejores anticelulíticos naturales, activa la circulación sanguínea mejorando notablemente los problemas de varices además de ayudar a prevenirlas. También se aplica en el rostro para descongestionar aquellas zonas que sufren más el cansancio y la falta de sueño, en concreto las antiestéticas ojeras.

Estas propiedades unidas a las de la canela, antioxidante, antibacteriana y antiinflamatoria, hacen del jabón un estupendo estimulante para la ducha.

Aceites que lleva este jabón, oliva, argán, coco, manteca de karité, palma y aceite de ricino.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Jabón natural de miel




Además de ser nutritiva se recomienda para tratamientos de la piel por sus propiedades tónicas y bactericidas. Excelente suavizante, lubrica, da elasticidad y enriquece los tejidos musculares.

Es un antibiótico natural indicada en traumatismos extensos de piel, úlceras de cualquier origen, quemaduras, etc. También es útil en pruritos calmando las molestias y regenerando la piel dañada, incluso ante grietas o fisuras.

El jabón es cremoso y muy suave. Contiene aceite de oliva, argán, coco, manteca de cacao y cera virgen de opérculo. Tanto la miel como la cera que utilizo es de la sierra norte de Guadalajara, rica en una variada flora melífera en un entorno de amplísimos espacios de montes naturales lejos de la contaminación. Aconsejo una visita a este lugar. Especial la ruta de los pueblos de arquitectura negra.

Otros diseños:


viernes, 14 de octubre de 2011

Línea facial con aceites vegetales puros de semilla para pieles sensibles


 
Aunque cualquier tipo de piel puede utilizar estos productos, están indicados para aquellas que sufren agresiones medioambientales y se vuelven secas y frágiles.

Es una línea alternativa a los cosméticos comerciales causantes de alergias, dermatitis o eczema que son cada vez más frecuentes en la población. Mientras que hace 20 años la dermatitis de contacto por cosméticos representaba el 15%, en los últimos años esta cifra ha alcanzado el 30%.


Los aceites vegetales puros de semilla que contienen hacen de estos jabones y bálsamos un obsequio para la piel. El bálsamo tiene una textura untuosa, como la mantequilla, al contacto con las yemas de los dedos se deshace rápidamente por la temperatura corporal, es muy agradable extenderla enseguida te das cuenta por el tacto y olor que es natural, libre de sustancias químicas.

En la segunda foto aparece la línea exfoliante, bueno yo la llamaría regeneradora celular. Tanto el jabón como el bálsamo llevan bolitas de amaranto ecológico y arcilla rosa. La limpieza con estos ingredientes es muy suave, ayudando a estimular la circulación, desintoxicando y regenerando la piel.

Aconsejo esta limpieza cada 15 días de la siguiente manera:  lavar el rostro con el jabón y aclarar dejando la piel húmeda, extender el bálsamo exfoliante con un ligero masaje durante unos minutos para oxigenar las células, después retirar con un kleenex y enjuagar la cara. Para la limpieza diaria podéis utilizar el bálsamo sin amaranto, al contener aceites y entre ellos el de jojoba, disuelve fácilmente la suciedad respetando el equilibrio de nuestra piel y nutriéndola.

Son jabones y cremas de argán con aceite de oliva, aceite de coco (las cremas no), de jojoba, manteca de cacao y cera virgen.



martes, 4 de octubre de 2011

Jabón natural de Algas. Activos cosméticos de origen marino.




Dicen los expertos que las algas y la piel son casi similares a nivel bioquímico, ambas sufren idénticas agresiones medioambientales.

Las algas son como pequeñas concentraciones de océano, cargadas de nutrientes, que absorben del mar las vitaminas, oligoelementos y sales minerales fácilmente asimilables por nuestras células cutáneas permitiendo, por su composición tan afín a la humana, una penetración casi total de los principios activos que devuelven elasticidad y salud a nuestra piel, aportando propiedades tonificantes, antiseborréicas, suavizantes y drenantes, destacando su capacidad regenerativa.


Este jabón está elaborado con oleato de alga wakame además de llevarla también en infusión, aceite de argán, manteca de cacao, coco y palma. Con aceite esencial de árbol de té. Para pieles desnutridas.


miércoles, 21 de septiembre de 2011

Agua, jabón y una crema, todo lo que necesita la piel


¿Os habéis sentido en alguna ocasión agobiada en medio de un pasillo de un centro comercial, sección perfumería, intentando encontrar una crema hidratante o un jabón apropiado a vuestra piel? Entre cientos de marcas clasificadas por tipos (mixta, grasa, seca, normal), edad (piel joven o madura), momento del día (para la mañana o para la noche), zona (contorno de ojos, cara, cuello o escote), y las específicas (piel sensible, arrugas, flacidez, poros abiertos, acné, manchas…), acabas comprando un montón de productos para sólo tres necesidades: limpiar, hidratar y nutrir la piel. A esto le añadimos lo complicado que puede ser a veces entender la etiqueta, necesitamos nociones de química para saber qué ingredientes estamos poniendo sobre nuestra piel o cabello. Sí, hay distintos tipos de piel y cada una requiere un cuidado específico pero no justifica la invasión que padecemos.

La crema facial es para piel seca y normal. Lleva hidrolato de lavanda, aceite de argán, almendras dulces, karité y cera de abeja. La de cuerpo, más fluida, tiene los mismos ingredientes además de glicerina vegetal. Esta crema al no llevar conservantes dura de dos a tres meses en el frigorífico.

El jabón es de oliva, argán (macerado con pétalos de rosa), coco, ricino y  manteca de cacao, con una fórmula equilibrada de aceites para su uso en cualquier tipo de piel.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Jabones silvestres de argán con agua floral de romero



 



Las vacaciones en el pueblo me dieron la idea de éstos jabones. Diseño sencillo y acabado rústico, con un aroma suave suave a…. casa de campo.
No hace mucho que saqué un jabón de argán en el blog. Es uno de los más solicitados. Hace un jabón muy completo, equilibrado en espuma, dureza, estabilidad y conservación.  
Conseguir aceite argán sin refinar ya no es tan fácil como hace unos años y el precio, consecuencia de lo anterior, aumentó bastante. Yo acostumbro a traerlo de Marruecos, pero ahora sólo lo encuentro embotellado en pequeños frascos de cristal, y no es el mismo. Estas vacaciones tuve suerte y un familiar que viajó hasta Agadir me consiguió aceite puro. Fijaos en la foto, el precinto de las botellas, curioso.
Además de argán llevan aceite de oliva, coco y ricino, con agua floral de romero y cera virgen. La cera que utilizo para darles dureza es pura, me la traen sin limpiar, directamente de las colmenas así que tengo que quitarle las impurezas antes de utilizarla. No es complicado pero se necesita tiempo. En agua hirviendo introduces la cera y la dejas a fuego lento. Cuando esté totalmente derretida apagas y la dejas reposar hasta que enfríe. Se forma una “torta” donde la cera queda arriba y las impurezas abajo que tendrás que quitar raspando con un cuchillo. Se corta en trozos no muy grandes y a guardar. Se conserva en perfecto estado durante mucho tiempo. 

martes, 30 de agosto de 2011

Jabón natural de aceite de oliva macerado con pétalos de rosas



A veces, no sabes porqué, un jabón te sale especialmente bueno. Aunque empleas los mismos componentes y las mismas cantidades de siempre. 

Cuando lo cortas, después de desmoldarlo, ves si cuajó bien, en el período de curación vas descubriendo el olor y color que le va a quedar y en un mes, aproximadamente, al probarlo, ya conoces a tu jabón. Pues éste pasó todas las pruebas con nota alta.

Lleva aceite de oliva macerado con pétalos de rosa, argán y coco. El agua floral es de lavanda. Para el de rosas necesito muchísima cantidad de pétalos y este año no he podido recogerlos. De todas formas veré si merece la pena, pues es muy poco lo que se obtiene.

El aceite puro de rosa no es corriente. La mayoría de éste aceite se obtiene mediante extracción con disolventes, ya que por el método de destilación sólo se consigue pequeñas cantidades. Una opción más asequible es sustituir éste aceite por el de geranio de rosa o palisandro, tienen un aroma similar.

Sus propiedades son muchas, entre las que nos interesa destacar su efecto tranquilizante y calmante sobre la piel, por lo que está especialmente indicado para cutis secos, frágiles y maduros.


Con diferente modelo






Este verano estrené el alambique. Ya os contaré que tal fue su rendimiento y cómo quedan los jabones utilizando el agua floral de la destilación.

lunes, 11 de julio de 2011

Su primer jabón.



Nuestro olfato tiene una memoria intensa y ciertos aromas nos pueden trasladar al pasado sin ningún esfuerzo. Los bebés y niños tienen una sensibilidad y espontaneidad que les resulta muy fácil abrir sus sentidos por lo que pueden beneficiarse de la aromaterapia aún más que los adultos. Pero no todos los aceites esenciales son indicados para ellos y las dosis deben de ser adaptadas. Se recomienda su uso a partir de la cuarta semana y siempre diluido en aceites de semillas naturales (oliva, jojoba, almendras dulces, uva).

Pensado para ellos este jabón lleva aceite de oliva macerado con manzanilla, manteca de karité y  aceite de almendras dulces. Y para relajarles aceite esencial de lavanda y manzanilla en muy poca cantidad.

Algo nuevo de este jabón es que lleva hidrolato.  Es un agua purificada con restos de aceite esencial. Se consigue después de un proceso de destilación  donde se obtienen dos productos, ambos muy valorados: el agua destilada denominada agua floral o hidrolato, enriquecida con los apreciados residuos del aceite esencial de la planta  y el aceite esencial puro.

Los hidrolatos son menos concentrados y por tanto ideales para niños o personas con alergias. Su equilibrada disolución de aceite esencial en agua puede ser utilizada directamente sobre la piel sin problemas.

A éste jabón le puse hidrolato de lavanda. A la vuelta de vacaciones colgaré algunas fotos del alambique, es un cacharro precioso.

Recomendar a los papás que deberán poner especial atención para evitar que el jabón entre en contacto con los ojos del bebé.


Nuestro olfato t

miércoles, 29 de junio de 2011

Jabón de arcillas

Con oleato de oliva y laurel, aceite de coco y manteca de cacao.


 
La manteca de cacao es una grasa muy especial catalogada como una de las más valiosas. No es necesario agregarle aditivos ni someterla a tratamiento químico alguno por lo que es natural 100%. Su color es blanco amarillento con un olor suave a cacao. Excelente hidratante, al fundirse con la temperatura corporal puede ser aplicado directamente sobre la piel, utilizándose para prevenir estrías y para labios agrietados. Los jabones los hace emolientes y suavizantes, indicados para tratar zonas resecas y ásperas. Posee también un alto poder de conservación, gracias a ello el jabón nos va a durar más en buen estado.

Lleva también arcilla rosa y roja. Su acción remineralizante y antiséptica ayudan a purificar la piel, calmando las más sensibles. Con aceite esencial  de árbol de té.



Detalle para regalo con jabonera incorporada

lunes, 20 de junio de 2011

Jabón de coco



Los que conocen el jabón natural saben que a veces su efecto y textura pueden variar según que agua utilicemos. Aquí en Madrid el agua es muy buena pero en otras zonas donde son duras el jabón se comporta distinto. No da mucha espuma y el tacto es menos suave. Los beneficios son los mismos pero es otra sensación.

Este inconveniente se corrige utilizando bicarbonato, ablanda el agua y facilita la acción del jabón. En los cabellos ayuda a eliminar residuos y da brillo, y en la higiene corporal neutraliza ácidos en la piel eliminando el olor de la sudoración.

Al nuevo jabón le añadí un porcentaje más alto de aceite de coco del que habitualmente utilizo e incorporé una pequeña cantidad de bicarbonato, estos dos ingredientes facilitará la limpieza cuando nos encontremos con aguas muy duras.

Lleva además aceite de oliva macerado con romero, aceite de ricino y esencia de lavanda.



miércoles, 8 de junio de 2011

Jabón de argán




Oro líquido, así es como llaman los marroquíes a este aceite. Propiedades tiene muchísimas, hace un jabón muy bueno, cremoso y nutritivo. Rico en vitamina E, tres veces más que el aceite de oliva, le confiere un gran poder regenerativo y antioxidante. En algunas entradas del blog encontraréis más información sobre este aceite.

Da un color amarillo-anaranjado al jabón y acentué más el tono añadiendo unas gotas de aceite de zanahoria. Es una fijación mía sacar tonalidades al jabón a partir de aceites naturales y evitar el uso de colorantes.
Con aceites saponificados de argán macerado con rosas, aceite de oliva, coco, manteca de karité y esencia de árbol de té.

viernes, 27 de mayo de 2011

Jabón natural personalizado



No quise ponerle color porque creo que se realza más el grabado de las letras. En esta ocasión incorporé jengibre en infusión y molido. Esta especia respeta la tonalidad natural del jabón y deja un bonito color crema ideal para este diseño. Los aceites que utilicé fueron de oliva, argán, cera virgen y aceite esencial de geranio.

Lo aconsejo para todo tipo de piel y por supuesto para aquellos que deseen tener o regalar un jabón con sus iniciales.

Un buen complemento a este jabón de jengibre y para los que gusten de recetas naturales es la mezcla de un aceite (vuestro preferido), café o arroz triturado bien fino y jengibre en polvo, acompañado de pequeños masajes, mejora bastante los problemas de celulitis y asperezas en la piel. El café o arroz exfolian eliminando las células muertas sin irritar y el jengibre es un buen estimulante de la circulación.

También quiero mostraros los nuevos envoltorios de mis jabones.
Van en papel de seda, y he sustituido el papel de celofán, que no me convencía, por el de estraza, es bueno para el jabón porque respira y mejor para el medio ambiente. Por la cara de atrás lleva información de todos los componentes.




martes, 17 de mayo de 2011

Del jardín al jabón

Es temporada de flores, así que tenía muy claro cómo iban a ser los nuevos jabones.



Aprovechando que el romero está en flor hice un con él un oleato de
aceite de oliva y flores secas de la temporada pasada.
Desde mediados de marzo hasta finales del agosto voy recogiendo raíces,
hojas y flores para los macerados, extractos o tinturas que utilizo en los
jabones, frescas o  deshidratadas, según lo que quiera hacer.
Plantas como el romero, tomillo, lavanda, malvas, rosas, hierbabuena,
hierbaluisa, santolina, laurel, etc., requieren muy pocos cuidados y pueden
crecer sin problemas en el jardín. Así que durante estos meses los jabones
serán a base de oleatos, es una forma muy sencilla y natural de enriquecer
los aceites.
Llevan también aceite de coco, manteca de cacao, argán en la traza y aceite esencial de rosas





viernes, 6 de mayo de 2011

De oliva macerado con malvas y rosas.



De línea muy sencilla estos jabones están indicados especialmente para el rostro. Los hice en dos colores, blanco y beige tostado, añadiendo a éste último café natural para subir un poco el tono.

Tienen aceite de oliva macerado con hojas frescas de malva. Actualmente la planta de malva está muy valorada por sus propiedades curativas sobre la piel, se aconseja en infusión para problemas de dermatitis atópica generalmente provocadas por reacciones alérgicas.

Llevan además aceite de rosas, de almendras dulces, coco, argán y cera virgen. El aroma es de lavanda y romero





lunes, 18 de abril de 2011

De chocolate manchado con fresa


Después del jabón puro el de cacao es mi preferido. Hacerlo me relaja y cortarlo en trozos es… un placer, será por lo mucho que me gusta el chocolate.
La manteca de cacao que lleva este jabón, además de aceite de oliva, argán y cera virgen, le da un toque de olor, ligerísimo, pero lo suficiente para apreciarlo. No me ocurre con los demás aceites, quizás con el de argán, su olor a tostado lo puedes notar si el jabón no tiene demasiado aroma.
Con cacao puro, extracto de fresa, arcilla rosa y aceite esencial de vainilla y canela.





viernes, 1 de abril de 2011

Jabón de Marsella

Alguien dijo: “lo sencillo si bueno, dos veces bueno”, ¿o era breve?, es igual, apenas hay diferencia, pues eso es este jabón, dos veces bueno.
Es el más puro que existe, de tonalidad marfil y aspecto ceroso, con aceite de oliva, sin color y sin aroma. Su espuma es cremosa y de poca burbuja. Es el jabón de todas las pieles.
Recomiendo utilizar jabonera de madera aireada para los jabones naturales y especialmente con los que están elaborados sólo con aceite de oliva, se deshacen más rápidos que los demás.


Con flores secas de caléndula





lunes, 21 de marzo de 2011

Jabón exfoliante con amaranto



En esta ocasión he sustituido la avena por el amaranto. Aunque yo recomiendo  los jabones exfoliantes para piel grasa, éstos se hacen extensible para pieles normales. Las bolitas diminutas del amaranto hacen que la exfoliación sea muy muy suave.
El jabón lleva aceite de oliva, de coco, cera virgen, argán en la traza y aceite esencial de lavanda.
Quiero aclarar que todos los jabones que hago pueden utilizarse para cualquier tipo de piel, siempre y cuando no existan problemas severos que requieran el empleo de productos específicos. Procuro hacer una fórmula equilibrada donde mi prioridad son las pieles sensibles. Es jabón para ducha, higiene íntima, limpiador facial, champú sólido, barra de rasurado y excelente contra la psoriasis, quemaduras, lesiones, heridas o alergias producidas por los ingredientes que llevan los jabones sintéticos.
Mi apuesta es por un jabón sencillo, cambio su forma y color pero básicamente apenas existe diferencia entre ellos. Hice un excepción con los jabones de avena, que éstos sí que los recomiendo para pieles grasas.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Jabón para el pelo con oliva, argán, y ricino



Se me terminaba el jabón que utilizo para el pelo y me decidí por el de la foto. Siempre, los que hago para mi son sencillos, no llevan color ni aroma, pero esta vez quería cambiar un poco, me apetecía darle ese toque a celdillas de colmenas. Lleva aceite de oliva, coco, argán, ricino y cera, con un riquísimo olor a canela. ¿Notáis el brillo que tiene el jabón?, es el aceite de ricino, da un aspecto algo traslúcido a las pastillas. El color de las vetas está hecho con cereales tostados.

lunes, 24 de enero de 2011

Jabones de chocolate, arcillas y algas

 
 

En esta ocasión he jugado con inclusiones y el corte ondulado con mezcla de dos capas de color. Llevan aceite de oliva, argán, coco y cera. El primero, con chocolate, nutritivo, el segundo, de arcilla rosa, tonificante y el de algas rico en minerales. Aunque siempre dejo reflejada las propiedades y beneficios de los ingredientes que incorporo al jabón, no puedo asegurar la efectividad de ellos. Estos jabones no son un remedio ni sustituyen un tratamiento para problemas severos de piel. Se desconocen estudios que confirmen los efectos medicinales o cosméticos, pero sí que puedo decir que tienen un papel terapéutico importante por su poder desinfectante, comprobado a nivel clínico, ayudando a pieles con eczemas y dermatitis, siendo su función principal la limpieza eficaz y suave, restableciendo y estimulando el equilibrio natural de la piel.