miércoles, 21 de septiembre de 2011

Agua, jabón y una crema, todo lo que necesita la piel


¿Os habéis sentido en alguna ocasión agobiada en medio de un pasillo de un centro comercial, sección perfumería, intentando encontrar una crema hidratante o un jabón apropiado a vuestra piel? Entre cientos de marcas clasificadas por tipos (mixta, grasa, seca, normal), edad (piel joven o madura), momento del día (para la mañana o para la noche), zona (contorno de ojos, cara, cuello o escote), y las específicas (piel sensible, arrugas, flacidez, poros abiertos, acné, manchas…), acabas comprando un montón de productos para sólo tres necesidades: limpiar, hidratar y nutrir la piel. A esto le añadimos lo complicado que puede ser a veces entender la etiqueta, necesitamos nociones de química para saber qué ingredientes estamos poniendo sobre nuestra piel o cabello. Sí, hay distintos tipos de piel y cada una requiere un cuidado específico pero no justifica la invasión que padecemos.

La crema facial es para piel seca y normal. Lleva hidrolato de lavanda, aceite de argán, almendras dulces, karité y cera de abeja. La de cuerpo, más fluida, tiene los mismos ingredientes además de glicerina vegetal. Esta crema al no llevar conservantes dura de dos a tres meses en el frigorífico.

El jabón es de oliva, argán (macerado con pétalos de rosa), coco, ricino y  manteca de cacao, con una fórmula equilibrada de aceites para su uso en cualquier tipo de piel.