lunes, 15 de agosto de 2016

Jabones con macerado de lavanda, manzanilla dulce, caléndula y aceites biológicos. Para bebés





Pol es un bebé precioso. Ojitos azules, rubio, redondito y proporcionado. Muy risueño, apenas llora, bueno es que Vivi, su mamá, corre en cuanto le oye gemir y siempre le calma. Pero cuando tiene hambre sólo le tranquiliza una palabra y un gesto de mamá: -¿quieres?- señalándose el pecho. Pasa del llanto, en un segundo, a la sonrisa más simpática y ansiosa que he visto. Es el bebé soñado.

Me comentaba Vivi el olor tan agradable que le dejan mis jabones, cosa que me extrañó porque los que hago para los más pequeños no huelen. Una noche que le bañaron en casa, me acerqué a su cabecita y…, ya me lo esperaba, no era mi jabón, era el olor de Pol, rico rico a bebé.

Estos jabones los hice con un macerado de aceites biológicos, lavanda, caléndula y manzanilla dulce, también le añadí hidrolato de lavanda recién cosechada y destilada, vaya, que todo es poco para estas personitas tan tiernas.



lunes, 18 de julio de 2016

Exfoliación con azúcar



Algunas de vosotras ya sabéis lo que pienso acerca de la exfoliación. No todas las pieles la necesitan, no debe ser abrasiva y no hay que abusar de ella.

La exfoliación con azúcar no es de las más suaves, pero en ocasiones, y especialmente en verano, apetece muchísimo este tipo de limpieza que da tan buenos resultados. Cómo tenemos que hacerla y con qué frecuencia es lo que os voy a contar.

El azúcar está formado por cristalitos con aristas, de lo cual se deduce que utilizado de forma incorrecta puede arañar nuestra piel, así que nunca la usaremos sobre la piel seca, vamos a extenderla en la ducha totalmente mojadas. Empezaremos con hombros, brazos y piernas. Frotad con suavidad, despacio y sin presionar. Notaréis que los cristalitos se van deshaciendo, redondeando, es ahora cuando podéis animaros y masajear a vuestro gusto. Ya cuando esté casi disuelta la extendéis por las demás zonas del cuerpo, incluido el rostro, de esta forma nunca molestaréis a la piel. Aclaraos (ideal con agua fresca) y secar a golpecitos de toalla.

La frecuencia dependerá de cada tipo de piel pero nunca debemos tomarla como una costumbre, hagámosla en esos momentos puntuales que de verdad lo necesite. Así que hay que estar atenta y saber escuchar a nuestro cuerpo. Y si os dice que sí, aquí tenéis la receta, bien sencilla:

3 cucharadas de azúcar
4 cucharaditas de aceite (girasol, oliva…)
1 cucharadita de sal
4 gotas de aceite esencial
Si queréis sacar nota, podéis hacer un macerado de oliva y zanahoria (antioxidantes que acompañan muy bien a la exfoliación)










El resultado, después de salir de la ducha, es una piel brillante, súper súper suave, fresca, hidratada,… dulce.



lunes, 4 de julio de 2016

Jabón natural con aceite de girasol biológico






Jabones de oliva macerado con tilo, aceite de girasol biológico, karité y cera de abeja


¡Sabe a pipa!, exclamación frecuentísima cuando por primera vez se prueba el aceite de girasol ecológico. Sabor, olor y propiedades distan mucho del que normalmente usamos en la cocina: el refinado.

Leemos en su etiqueta: “aceite vegetal refinado”  o “grasa vegetal”, y nos puede inducir a pensar que es un producto libre de impurezas (por ser refinado) e incluso sano (por ser de origen vegetal). Pues va a ser que no.

Bajo estas denominaciones se esconden aceites refinados industrialmente, sometidos a procesos que transforman la estructura de sus ácidos grasos y que eliminan de su composición sustancias biológicamente activas, nutrientes esenciales que son muy apreciados para la salud.

¿Queréis conocer el proceso?, no os lo voy a resumir porque no tiene desperdicio:

“…Según la calidad de la prensa y la dureza de la semilla, si el proceso se realiza totalmente en frío, se logra extraer hasta el 20% del aceite contenido. Pero como estos valores resultan comercialmente insatisfactorios, las grandes industrias utilizan temperatura, calentando las semillas antes del prensado, hasta llegar a valores de entre 80 y 100ºC.
Después de la primera presión, el aceite aún contenido en la semilla se extrae en un segundo paso con ayuda de un solvente derivado del petróleo (el hexano), haciéndose hervir la mezcla. Lo obtenido se somete luego a temperaturas del orden de los 150ºC a fin de recuperar el solvente por evaporación, proceso que nunca alcanza el 100% de eficiencia y que por tanto deja residuos tóxicos en el aceite. Según el tipo de semilla, en todos estos procesos se utilizan tratamientos con soda cáustica y/o ácido sulfúrico para corregir la acidez y neutralizar el aceite.
Así se llega al aceite llamado “crudo”, cuyo estado resultaría impresentable para el consumidor y que requiere ulteriores procesos de refinación para poder ser envasado. En el proceso de neutralizado se utiliza hidróxido de sodio, donde la combinación con ácidos grasos libres permite la separación del jabón producido. Con el jabón se van minerales y valiosos fosfolípidos. Luego se realiza el proceso de desgomado que remueve más fosfolípidos (lecitina) y minerales (hierro, cobre, calcio, magnesio, etc).
Posteriormente viene el blanqueado, proceso que se realiza al vacío a temperaturas del orden de los 95/110ºC, con el auxilio de decolorantes (como el hidrosilicato de aluminio), donde se eliminan los pigmentos de clorofila, xantofila y betacarotenos. Finalmente se llega a la desodorización, proceso que exige temperaturas de entre 180 y 270ºC en atmósfera controlada. Esto se hace para retirar malos sabores y olores del aceite, productos del mismo proceso industrial, ya que no estaban presentes en la semilla. Con los sabores y olores, se eliminan los aceites aromáticos y los restantes ácidos grasos libres sobrevivientes.
A esta altura el lector, aunque no tenga conocimientos técnicos, puede imaginar lo que queda en ese líquido transparente, insípido e inodoro que vemos en los envases transparentes de las estanterías, muchas veces ostentosamente presentado como el resultado de “cinco procesos de refinación”, pero sin valor nutritivo y que requiere de antioxidantes (generalmente sintéticos) para impedir que se vuelva rancio y pueda soportar meses de permanencia en los estantes expuestos a la luz.”

Un “poco” decepcionadas ¿no?

Sin cambiar de tema. Hay un pajarito, el trepador azul, que todos los días me viene a pedir pipas de girasol. Es un maestro pelándolas, las encaja perfectamente en las pequeñas grietas de la madera y picotea hasta que las abre.
Y… ¿qué le aporta esa pipa? Mucha, pero que mucha vitamina E

El sí que sabe



  

lunes, 20 de junio de 2016

Jabones de incienso, lavanda y jara. Para chicos





¿No os parece que ser perfumista es uno de los oficios más hermosos? Después de leer a Jimmy Boyd, creador de la primera línea de perfumería alternativa “Desde el Jardín”, me cambió un poco la concepción que tenía de lo que normalmente conocemos como fragancia, te ayuda a tomar conciencia de tu sentido del olfato, a descubrir tu aroma a través de tu personalidad.

Os hablo de él porque oliendo este jabón me vino a la memoria un párrafo de su libro, en el que explica cómo tiene que ser el fondo de un perfume: “… representa el elemento aglutinador. Es la silueta. Está constituido por moléculas pesadas, muy poco volátiles, como las maderas, los resinoides y los almizcles, que tienen como particularidad la fijación. Por tanto, la nota de fondo es como el broche que cierra la creación, y que ayuda a la salida y a que el cuerpo evolucione despacio en su evaporación. Es el olor de fondo de armario. Así me huele.

De incienso, lavanda y jara: dulce, balsámico. A los chicos les gusta y mucho. Para mí es una forma de seducirlos y conseguir que “adoren” al jabón natural tanto como nosotras… o como a nosotras.

Es que ellos lo utilizan más por problemas cutáneos (dermatitis, erupciones…), siendo muy fieles cuando les va bien. Sin embargo, con una piel sana no suelen plantearse la duda de cambiar al jabón natural, les puede la comodidad y apenas dan vueltas buscando un producto afín a su piel.

Por comodidad desde luego no es el caso de los chicos de mi familia, que lo tienen siempre a mano:    “… es que Ani, me sale escamilla” (frotándose la cabeza),  “ … es que me deja la bañera opaca, no la deja brillante como con el champú”,  “… es que son jaboncitos (poniendo cara de cursi) de mírame y no me toques” (su novia los colecciona y los tiene de exposición por toda la casa)

Pues al primero le digo que sea constante y que en un tiempito no tendrá ni caspa ni escamillas. Al segundo que se compre un 2 x 1 y al tercero, que no sabe lo que se pierde. 


Un día para el verano!!


lunes, 6 de junio de 2016

Jabón natural con hidrolato de jara



Con aceites de oliva, argán y girasol bio, manteca de karité, hidrolato de jara y cera de abeja


No cabe ni una jara más y el cantueso crece a empujones. Cómo está el campo, qué vista y qué olor tan rico.
El jardín y el huerto no se quedan atrás. “Si no se tuerce la cosa, este invierno no pasaremos hambre”. Bromean los de mi pueblo viendo los huertos brotar tan deprisa y en abundancia. Es que el año ha sido bueno: temperaturas cálidas y agua, las plantitas no piden más, son tan agradecidas.





"El secreto no es correr detrás de las mariposas...es cuidar el jardín para que ellas vengan a ti"
(Mario Quintana)