miércoles, 29 de junio de 2011

Jabón de arcillas

Con oleato de oliva y laurel, aceite de coco y manteca de cacao.


 
La manteca de cacao es una grasa muy especial catalogada como una de las más valiosas. No es necesario agregarle aditivos ni someterla a tratamiento químico alguno por lo que es natural 100%. Su color es blanco amarillento con un olor suave a cacao. Excelente hidratante, al fundirse con la temperatura corporal puede ser aplicado directamente sobre la piel, utilizándose para prevenir estrías y para labios agrietados. Los jabones los hace emolientes y suavizantes, indicados para tratar zonas resecas y ásperas. Posee también un alto poder de conservación, gracias a ello el jabón nos va a durar más en buen estado.

Lleva también arcilla rosa y roja. Su acción remineralizante y antiséptica ayudan a purificar la piel, calmando las más sensibles. Con aceite esencial  de árbol de té.



Detalle para regalo con jabonera incorporada

lunes, 20 de junio de 2011

Jabón de coco



Los que conocen el jabón natural saben que a veces su efecto y textura pueden variar según que agua utilicemos. Aquí en Madrid el agua es muy buena pero en otras zonas donde son duras el jabón se comporta distinto. No da mucha espuma y el tacto es menos suave. Los beneficios son los mismos pero es otra sensación.

Este inconveniente se corrige utilizando bicarbonato, ablanda el agua y facilita la acción del jabón. En los cabellos ayuda a eliminar residuos y da brillo, y en la higiene corporal neutraliza ácidos en la piel eliminando el olor de la sudoración.

Al nuevo jabón le añadí un porcentaje más alto de aceite de coco del que habitualmente utilizo e incorporé una pequeña cantidad de bicarbonato, estos dos ingredientes facilitará la limpieza cuando nos encontremos con aguas muy duras.

Lleva además aceite de oliva macerado con romero, aceite de ricino y esencia de lavanda.



miércoles, 8 de junio de 2011

Jabón de argán




Oro líquido, así es como llaman los marroquíes a este aceite. Propiedades tiene muchísimas, hace un jabón muy bueno, cremoso y nutritivo. Rico en vitamina E, tres veces más que el aceite de oliva, le confiere un gran poder regenerativo y antioxidante. En algunas entradas del blog encontraréis más información sobre este aceite.

Da un color amarillo-anaranjado al jabón y acentué más el tono añadiendo unas gotas de aceite de zanahoria. Es una fijación mía sacar tonalidades al jabón a partir de aceites naturales y evitar el uso de colorantes.
Con aceites saponificados de argán macerado con rosas, aceite de oliva, coco, manteca de karité y esencia de árbol de té.