miércoles, 17 de diciembre de 2014

Jabón y crema natural de ginkgo biloba




El ginkgo biloba es un árbol de gran interés ornamental por la curiosa morfología de sus hojas y a la vez muy atractivo en medicina y cosmética. Sus semillas se utilizan por sus propiedades vasodilatadoras ejerciendo un efecto relajante sobre los vasos haciéndolos elásticos. Maravilloso antioxidante. Si alguna vez os encontráis con alguno acariciad su tronco, está templado en pleno invierno. Darwin lo llamó fósil viviente, se le considera la especie superior viva más antigua del planeta. 
Os voy a contar su historia.

Tiene muchos nombres pero el que mejor le define es el de “Hosen-Ji, el portador de la esperanza”.
Hosen-Ji, junto a otros tres ejemplares más de esta especie, fue el único árbol que quedó en pie tras la explosión nuclear de Hiroshima.
No fue suerte ni casualidad. Sobrevivió por su singular biología. Es un fósil viviente que coexistió con los dinosaurios. Evolucionó en un tiempo en el que la atmósfera terrestre poseía una configuración diferente a la actual, se encontraba fuertemente oxigenada. Razón por la que esta especie tiene una alta tolerancia a la oxidación. El mismo tipo de oxidación celular que acabó con todos los tejidos vivos de los seres que se encontraban en el epicentro de la explosión. (Después del desastre, científicos comenzaron a estudiar sus propiedades curativas. Aunque ya, desde 1100 d.C., los monjes budistas lo cultivaban para este fin).
Hoy sigue en pie, en el mismo lugar, lo dejaron allí y construyeron un templo ajustándolo a su alrededor, para protegerlo. En su corteza se han grabado rezos y plegarias por la paz.
¡Qué hermosa es la naturaleza!





Feliz Navidad


martes, 2 de diciembre de 2014

Jabones naturales con frutas deshidratadas: membrillo y naranja


Los jabones llevan un macerado de frutas deshidratadas (membrillo y naranja) en aceite de oliva, además de argán, coco, cera de abeja, miel y extracto de rosas y pomelo.

El corte de este jabón fue extra suave. Cuando utilizo aceite de manzana o membrillo he observado que la textura de las pastillas es mucho más agradable al tacto, las caras son lisas y parejas. Sin embargo con las infusiones de estas frutas no me queda igual. Casi que prefiero los macerados, aunque en el mundo de los jabones nada hay que descartar, son impredecibles.

Recordaros las propiedades de estas frutas:


"Los cítricos hacen cremas y jabones con alto contenido en tónicos para refrescar la piel. El membrillo, al igual que la manzana, la hidrata y suaviza. Su semilla contiene mucílago, fibra natural gelatinosa que, como la pectina, regula los mecanismos de transporte de agua al convertirla en gel, reteniendo mejor la humedad, valioso aporte para cualquier producto cuya función sea la de hidratar. También es antiséptico".





Bálsamo labial con aceites de membrillo y naranja, ricino, cera de abeja y lanolina