miércoles, 24 de abril de 2013

Jabones naturales de primavera




El magnolio que veis en la primera foto tiene cinco años y sólo dio flor el año que lo plantamos, no volvió a dar hasta esta primavera. No recuerdo un mes de marzo tan lleno de color. Las ramas están cuajadas, a punto de romperse por el peso de flores y capullos.
 
Este post no lo tenía pensado, pero merecía la pena dedicarlo a las plantas que utilizo para jabones y cremas. Faltan algunas, aún no han abierto, pero cuando lo hagan os las enseñaré.
 
Cada jabón tiene su entrada así que en ellas os contaré sus propiedades.
 
Jabones macerados con abedul, vinca y diente de león:
 
 
 
 
 
 
 
Jabones macerados con romero y camelia:

 
 
 
 
 
 
Jabones macerados con rosas:


 

 

lunes, 15 de abril de 2013

Jabón natural para el cabello de aceite de oliva macerado con romero en flor





En estas fechas ya tengo el romero en flor. Es cuando hago los macerados y destilados de esta planta pues tiene mayor concentración de aroma, aunque a veces espero al silvestre que florece más tarde.

Si puedo lo macero con camelia, que suelen coincidir  en la floración, pero este año se está retrasando y aún están los capullos cerrados, entonces utilizo flores secas, de rosas o lavanda.

De las muchas cualidades del romero, la más interesante es su uso como tónico para el crecimiento capilar estimulando la circulación (acompañado de un masaje duplicaréis su acción). Va muy bien para cabellos grasos y debilitados.
Si tenéis buena luz en casa el romero se adapta fácilmente a vivir bajo techo. 

Vaya, que os puede perfumar una habitación o tonificar el cabello o adornar la cocina o preparar un buen plato. ¿No habéis oído alguna vez “de las virtudes del romero se puede escribir un libro entero”?

Los aceites del jabón son oliva macerado con romero y rosas, argán, coco, palma, ricino y cera virgen.





Enlaces relacionados:

martes, 2 de abril de 2013

Jabón natural hidratante con aceite de manzanilla dulce





Este jabón, aunque indicado para cualquier tipo de piel, lo aconsejo especialmente para los más chiquitines y futuras mamás. La piel de una embarazada va a experimentar cambios hormonales y será más susceptible a irritaciones o alergias. Y la de un bebé… qué puedo decir, tan tierna, tan frágil que da reparo tocarla.  Protegerla y hacerla fuerte depende de cómo la cuidéis.

Quiero insistir sobre las fragancias o perfumes. Mejor no utilizarlas. Puede que vosotras las echéis de menos pero el bebé no. Si acaso poned unas gotitas de cualquier aceite esencial en el agua del baño y recordar que los productos naturales, si lo son, apenas llevan aromas, van a respetar ese olor tan rico que tiene un bebé.

Así que, las que estáis esperando a la cigüeña no olvidéis echar lo mejor en la canastilla. Una buena información y el instinto que vais a desarrollar durante “la dulce espera” será más que suficiente para saber qué va a necesitar vuestro hijo.

El jabón lleva oliva, argán, karité, aceite de almendras dulces macerado con manzanilla y cera virgen, con agua floral de lavanda.

Otros enlaces:

Para las mamás