lunes, 7 de octubre de 2013

Jabón natural de romero y ortiga, adornado con flores secas de brezo

 
 

Si de pequeña me hubieran dicho que haría jabones de ortiga o que la iba a comer en ensalada me hubiera dado la risa. Le tenía pánico a esta planta, quién no tuvo ampollas o picores horribles solamente por rozarla. Me contaron un truco para evitar la picadura, pero nunca me atreví a probarlo, era contener la respiración antes de cogerla, creencia popular algo equivocada. Lo que realmente funciona es acariciarla suavemente de abajo hacia arriba.
 
Las propiedades de esta planta y la del romero están recomendadas para el cabello por su acción eficaz contra la caspa, por evitar la caída al fortalecer la raíz, por regular el exceso de grasa, por estimular la circulación sanguínea, por…, para no repetirme os dejo más información en estas entradas.
 

 

 
 



 

No hay comentarios: