lunes, 17 de diciembre de 2012

Jabón natural de cerveza con aceite esencial de lavanda

 
Os voy a contar un esnobismo. Starkenberg Beer Myth es un gran castillo medieval en  la región del Tirol austriaco. Está adaptado a hotel y ofrece, entre otros servicios, baños termales en piscinas que rebosan cerveza o, como ellos le llaman, “elixir de cebada”. Se acompaña después con veinte minutos de calor, en camas de heno de alfalfa para estimular la sudoración y se finaliza en una zona de relax.
Como terapia no está mal y salvo lo de estimular la sudoración, que no soy partidaria, me parece que puede ser un buen tratamiento revitalizante. Regenerador para la piel y cabello (si es que también hay inmersión), por el aporte de antioxidantes, vitaminas del grupo B, D, E y C, minerales y proteínas.
Este jabón de cerveza tiene una textura muy agradable. Su color, como el de la leche manchada, su espuma cremosa y abundante (dentro de lo que ofrece un jabón natural) y el aroma a lavanda estimula la piel, la vista, el tacto…, vamos, que no dan ganas de devolverlo a la jabonera.
Le adorné con flores secas de lavanda y rosas. Los aceites que lleva, oliva, argán, coco, ricino y cera virgen.
 
 
 


 

No hay comentarios: