lunes, 4 de noviembre de 2013

Crema natural de jabón con hidrolato

 
El jabón que utilizo para esta crema es distinto de los que suelo hacer. Este no lleva aceite de coco ni cera virgen, ingredientes fijos en casi todos mis jabones. Está compuesto sólo de aceite de oliva y, en menor proporción, girasol.
El aceite de girasol es uno de los aceites vegetales que más glicerina produce en un jabón pero al llevar pocos ácidos saturados no es aconsejable utilizarlo en exceso. En varias ocasiones me enranciaron los jabones y directamente lo eliminé, aunque poner una pequeña cantidad es interesante, contiene vitamina A, B, D y E, antioxidantes naturales con un efecto calmante sobre la piel.
Sin embargo es el jabón indicado para convertirlo en crema limpiadora. Da una textura muy cremosa, como leche condensada y queso fundido. Al cogerla se escurre entre los dedos,  por lo que os aconsejo aplicarla  con brocha (estupenda la que utilizan los chicos para afeitarse). Es suave, de poca espuma y va a limpiar la piel sin agredirla, respetando su equilibrio.
Para hacer la crema disuelvo el jabón rallado en agua destilada e hidrolato, en este caso de rosas y lavanda, así aprovecho todos sus principios activos (al no haber saponificación), llegando a la piel cargada de nutrientes.
Otros ingredientes: extracto de pomelo y aceite esencial de geranio.
  

 
 
 
 
 
 
Fijaos en la cantidad de glicerina que tiene el jabón natural.
 

 

 

 

 

 

No hay comentarios: