lunes, 15 de junio de 2015

Rosas para un jabón







(Aceite de oliva macerado con rosas, manteca de cacao y cera de abeja)


Conozco a un poeta y escritor de cuentos que le gustan mis jabones y se inspira con ellos. Cuando le envié uno de los que aparece en la foto me respondió con este relato.



Escondidas en un pedacito de jabón

Bennhedetta, hija única y heredera de una adinerada familia de origen italiano afincada en España, más conocida como Betthina, gozaba entre los círculos más selectos de la sociedad madrileña, de una merecida fama por su espectacular figura. Licenciada en Historia del Arte, hasta la fecha nunca había ejercido su carrera. Eso sí, era difícil no verla en algún acto cultural de cierta resonancia y por supuesto, no había sarao al que Betthina  no asistiera. Alguien, en alguna de aquellas ilustrativas sesiones dejó caer su admiración por ella, diciendo que parecía labrada en carne y hueso por el mismísimo Miguel Ángel. La madurez de sus treinta y pocos años, aportaba una pátina de original belleza a tan femenina y atractiva apariencia.

Una excesiva autoestima y gran imaginación,  fueron los  pilares en los que se apoyó desde muy jovencita, para llegar al convencimiento de ser descendiente de alguna transgresora vestal, de la cual habría heredado tanta hermosura.

“Las vestales, sacerdotisas en el antiguo imperio romano, estaban consagradas a la diosa del hogar Vesta. Tenían que ser  jóvenes, vírgenes y muy hermosas  Durante treinta años debían estar al servicio de la diosa, procurando mantener encendido el fuego sagrado con el qué se la glorificaba, garantizando de ese modo la estabilidad y gloria de Roma. Hasta entonces, debían hacer voto de castidad, si lo quebrantaban eran sometidas a lapidación, transcurrido ese tiempo podrían casarse si lo deseaban, abandonando el templo”

Betthina, aun célibe, no parecía tener prisa en dejar de serlo y aunque anduvieron alrededor de ella innumerables y derretidos pretendientes, nunca se dejó seducir por el matrimonio. De sus amoríos bien poco se sabía.

Estaba habituada a las delicias de relajantes baños. Éstos, siempre los precedía de una metódica parafernalia: lo primero que hacía al entrar en su peculiar santuario, era un recuento visual de todas las cremas, bálsamos, geles y sales de baño, eligiendo lo que en ese momento sería más apropiado;  continuaba abriendo los cajones de un magnífico mueble de estilo barroco, donde con exquisito gusto, envueltas en papel de seda rosa, dormía una colección de toallas inmaculadamente blancas; todas  bordadas con las iniciales BTT. Tomaba una de baño y otra más pequeña de cara,  por último, abría un armario del que descolgaba un precioso albornoz del más sofisticado algodón pima, con el que se cubriría al término de tan protocolario aseo.

En un acristalado mueble, atestado de los más avanzados cosméticos reservaba un espacio exclusivo  para  perfumes y colorido, manteniéndolos a una temperatura adecuada y bajo llave.

Que la espuma fuera abundante era lo que más le gustaba. La  aromatizaba con su fragancia preferida, Aromatics Elixir y a menudo se acompañaba de una pajita que usaba para hacer burbujas. Aquel jueguecito se había convertido en una obsesión,  pero por más que intentaba conseguir una de buen tamaño, no lo lograba; cuando parecía que alguna iba a alcanzar ese objetivo...<< plabf>>...no cuajaba, estallaba. A ese momento lo bautizó jocosamente  como el “gatillazo de burbuja”.

Una primaveral mañana, después de una buena ducha, decidió dar un paseo por el centro de Madrid. Lucía una simpática y elegante minifalda, complementada con una ligera camisa color beige, que dejó con algo de descaro desabrochada. Se movía con gracia, sosteniendo en una de sus manos, un pequeño bolso del mismo tono. Era imposible que pasara desapercibida a ningún viandante. Ni siquiera para un adolescente que travieso lanzaba al aire cientos de pequeñas pompas con la facilidad que le proporcionaba un artilugio, consistente en un simple arito que sumergía una y otra vez en agua jabonosa. El mozalbete al ver acercarse a aquella preciosidad sufrió un parón en su frenético juego y soplando despacito sin apartar la vista de tan fantástica aparición; sin darse cuenta, fue creando una esfera de jabón perfecta  que por tamaño y color no pasó desapercibida a Betthina. ─ ¡Ay por favor, que pompa!─ dijo ella. Se acercó al muchacho, que era más bien bajito y agachándose para averiguar qué usaba, sin pretenderlo, dejó entrever unos bellos y bien proporcionados senos. El chaval que no dejaba de soplar, sin apartar la vista de tanta seducción, consiguió  hacerla crecer y crecer, terminando por estallar en la mismísima cara de Betthina.  Esta se lo tomó con gran alborozo y con una alegre sonrisa, dirigiéndose al chaval, le dijo  ─ ¿Que jabón usas? te lo compro, te lo compro, véndemelo  por favor  El muchacho no sabía qué hacer ni qué decir, la miraba como hipnotizado. Ella sacando un billete de 20 € se lo ofreció y él dándole el juguete, salió corriendo con el dinero.

Llegó muy excitada a casa, disponiendo todo para  bañarse. Ya desnuda, se introdujo con cuidado en la nutrida espuma  y mojando en el líquido aquella cosa, comenzó a soplar, consiguiendo un bailoteo de gorgoritas que de forma caótica inundaron la estancia,   ¿pero y las grandeeees?  se preguntó a sí misma algo irritada. Apenas le quedaba líquido. Lo intentó una y otra vez, y el resultado fue el mismo. Decepcionada, se dispuso a estampar el aparatito contra el suelo; pero era una mujer muy intuitiva y optó por otra alternativa.

Al día siguiente más acicalada que nunca,  pasó por aquel bulevar donde se topó con el adolescente. Al no encontrarlo, se dirigió al café donde solía reunirse con las amigas y no viendo a ninguna,  se acomodó sola en una mesa. Pidió un Martini y mientras lo apuraba, vio cruzar al muchachito. Como un resorte, sin pensarlo se fue hacia él y tomándole del brazo le dijo que no se asustara, solo pretendía hacerle una pregunta. Después de pedirle con insistencia  le acompañara a la mesa, consiguió al fin que accediera. Le invitó a un refresco y contándole la frustración que le supuso el no conseguir las pompas de jabón que tanto la obsesionaban,  pidió al muchacho le dijera como conseguirlas. Manuel, que así se llamaba el chico, le recomendó usar un pedacito de jabón que debería dejar en un recipiente con algo de agua  una o dos noches.
 ─ ¿Alguno en especial?preguntó ella
 ─ cualquiera─ contestó él, ─ pero cuando esté blanducho, tienes que removerlo bien   
¿nada más?  
Si, nada más.
Le estampó un beso,  le dio las gracias y se marchó con cierta premura.              ─ Adiós  Manuel ─                                                                                                  
Pasado unos días, después de haber seguido las recomendaciones del muchacho, se acomodó en la bañera algo ansiosa, dispuesta a contemplar el nacimiento de las nuevas y volátiles burbujas. La cosa empezó muy bien. Una, bastante grande, impelida por el aliento surgido de su sensual boca, produjo en ella una disimulada sonrisa,  ¡biennnnn! dijo para sí.  El espectáculo fue in crescendo...cada vez las burbujas adquirían mayor tamaño.  No tardó en ajustar la presión del soplo,  para mantenerlas  flotando en el aire el mayor tiempo posible.
Aquel desnudo cuerpo, recibiendo las caricias de un agua tibia en ligera agitación, el perfume adherido a la densa atmosfera, la dicha de sentirse llena de vida y el logro de haber conseguido lo que tanto perseguía, creó un ambiente preñado de inquietante misterio. Cerró los ojos, respiró hondo y volviendo a mojar en aquella solución aquel utensilio, comenzó a soplar “muy muyyy… suave” como si quisiera dar con su hálito, algo de vida a la incipiente esfera que iba creciendo llena de múltiples destellos anacarados. ¡Adquirió un buen tamaño, parecía más consistente que las anteriores! Notó un ligero revoloteo, como de pequeñas  y escurridizas mariposas azules dentro de su vientre, comenzando a percibir extrañas sensaciones. Una especie de flash la cegó durante un instante, parpadeó y atravesando la delgada membrana de tan  esplendida pompa, se encontró en el centro de una aparente escena, como privilegiada espectadora de una obra de teatro. Atónita, observó cómo surgía en ese escenario, una vestal, que vistiendo una blanca túnica ribeteada de reluciente oro, parecía una diosa.

Con el rostro cubierto, acusada de fornicación, se enfrentaba  a una multitud enardecida que pedía su muerte. Por ello, sería lapidada. 

Admitiendo estar enamorada, temblorosa reclamaba poder demostrar su  castidad, al “Pontifex Maximus”, porfiándole la virginidad que no había perdido. El velo que la cubría  impedía ver cómo lloraba y el  feroz alboroto no permitía escuchar los apagados y angustiosos gritos con los que imploraba a Vesta, poder escapar de tan salvaje ejecución.

Entre la multitud, surgió una voz pidiendo que demostrara ser inocente, transportando agua del Tiber con un agujereado cuenco hasta el sacerdote, pero sin verterla. Era evidente que ésta se escaparía por sus agujeros. La prueba era diabólica. Entregaron a la atemorizada vestal el infame cuenco y la bella sacerdotisa sin dejar de suplicar a la diosa, agachándose introdujo el recipiente en el río. Dándose la vuelta se dirigió al  Sumo sacerdote, entregándole el cuenco repleto de agua sin derramar una sola gota. La muchedumbre enmudeció y aquella agresividad se transformó en veneración porque fueron testigos de que Vesta, había dictado veredicto de inocencia.

¡Tuchia! ¡Tuchia! ¡Tuchia! aclamaba el pueblo. El “Pontifex Maximus” arrodillándose pidió perdón y besándole los pies, gritó ¡Gloria a Vesta! ¡Honor a Roma!   Tuchia tomó el cuenco y alzándolo al cielo lo cubrió con el cálido y aún tembloroso aliento de sus pulmones. ¡Entonces, brotaron cientos de pequeñas burbujas que conforme iban estallando se convertían en perlas! El sorprendido gentío al ver como caían, dejó las alabanzas y formando un colosal barullo se dedicó a recogerlas. Betthina, aún en trance, viendo cómo se alejaba la vestal,  la llamó ¡Tuchia, Tuchia! parecía que no le salía la voz, pero a punto de desaparecer dentro del templo, esta se volvió y alzando el velo que la cubría, puso al descubierto un rostro angelical que la sonreía con dulzura.

Una ligera corriente de aire, provocó el desvanecimiento de tan onírica pompa. Confundida, tardó un buen rato en reaccionar. Tomó una ducha fría, se puso el albornoz y fue hacia un pilar revestido de espejos, situado justo en el centro de aquel cuarto de baño. Despejada la cara de los humedos cabellos, ante aquella columna,   ¡se reconoció en la sacerdotisa! Tembló de inquietud; pero quiso devolver aquella sonrisa recibida y con las manos envió unos besos a Tuchia.
O a sí misma.
Sólo ella lo supo.
Secó el juguete y cortando un trocito del papel de seda rosa, lo envolvió en él, depositándolo junto a los perfumes y el colorido.

Mariano Alvarez Martín

Autor Vargas Mariano

2 comentarios:

Nini Ninet dijo...

Sencillamente ¡MARAVILLOSO!

Nini Ninet dijo...

Sencillamente ¡MARAVILLOSO!