miércoles, 24 de noviembre de 2010

Jabón natural de algas



Al jabón natural hay que conocerlo, cuanto más sabes de él más te gusta, hasta el punto de crearte adición... como la mía. Hace años que ya no reparo en esos envases rebonitos o en esas pastillas de jabón irresistibles que nos ofrece el mercado con colores y aromas tan atractivos pero con componentes que en la mayoría de los casos desconocemos. Una ventaja muy importante que tengo al hacer mis jabones es que sé lo que llevan, sé que los ingredientes son de calidad y sé que van a ser estupendos para mi piel, como estos que os presento de algas:  nori, wakame y espirulina.
Cuando los estaba haciendo me venía el olor característico a mar y pensé en no añadirle esencia, pero no me atreví, puede que no guste y decidí incorporarle aceite esencial de árbol de té, es rico pero nada como el olor suave de un jabón que lleva solo su aroma. Y sobre la múltiples propiedades que tienen las algas destacar el alto contenido en vitaminas, minerales y oligoelementos que tanto gustan a nuestra piel.


"Vio el mar por primera vez en su vida. Era oscuro como los sueños y profundo como un letargo. En el viento fresco flotaba un agradable aroma a algas"
(Orhan Pamuk)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

Lindos jabones....
El jabón de algas para que piel se recomienda y en su ingrediente...
es gel de algas? ó algas deshidratadas?

gracias :)

Ana dijo...

A excepción del jabon para el cabello y el que contiene avena todos los demás sirven para cualquier tipo piel. Son algas deshidratadas. Gracias por el comentario.