lunes, 14 de septiembre de 2015

Exfoliantes


Las diferentes estaciones del año influyen en el ritmo biológico de nuestro cuerpo. Invierno tristeza, primavera alegría, verano calma y otoño es melancólico, dulce, anaranjado y suena a música de tambores.

El ayurveda, profundamente sabio, hace una clara lectura del libro de la naturaleza y de su reloj biológico, aconseja en este tiempo consumir alimentos que equilibren la sequedad y nos preparen de cara al invierno, nutrientes para las reservas internas de humedad. ¿No es lo que hacen los animalitos antes de que llegue el frío, ultimar como locos todos los preparativos para aguantar la dura estación? Pues es tan fácil como hacer lo mismo.

Y ahora como apetece exfoliarse hagámoslo, pero despacio, día a día. Una exfoliación que dure unas… dos semanas y nos permita llegar limpias e hidratadas a la nueva estación. Siempre con activos sencillos, suaves y naturales que cumplan su función sin efectos secundarios.

Estas pastillas exfoliantes se pueden utilizar cada tres días. Llevan hidrolato de lavanda, aceite de escaramujo, cera de abeja, almidón de arroz, jabón natural rallado y flores secas. Sin granulado o aristas que irriten la piel (desde mi punto de vista los productos que llevan este tipo de textura los considero adecuados sólo para zonas de pies, codos o rodillas).









Y para el día a día, sin pereza, haceros este preparado (los ingredientes los tenéis en la cocina) para antes de la ducha:

Dos cucharadas de algún cereal (avena, arroz, maíz, trigo…) con la textura que os guste: almidón, harina o sémola (para una exfoliación suavísima elegir la primera opción). Una cucharada de aceite, el que uséis en casa, ralladura de un limón o naranja y si tenéis algún aceite esencial, mejor, ponedle un par de gotas. Terminamos con un poco de agua para darle la consistencia de una crema espesa. Nada más.

Es una mezcla sencilla y eficaz que puede usarse tanto para el cuerpo como para el rostro y con la frecuencia que queramos. Extenderla con masajes lentos, profundos y rítmicos, para estimular la circulación y aumentar la temperatura corporal permitiendo que la piel absorba los principios activos. Dejadla un ratito si vais con tiempo.

Os lo he puesto fácil.
“La motivación es lo que nos hace empezar, la rutina lo que nos hace continuar” 





No hay comentarios: