miércoles, 2 de abril de 2014

Jabón y mascarilla natural para el cabello con aceite de ginkgo


Estos jabones son más bonitos fuera de la foto que dentro, no son fotogénicos.  Quería un color azul y se quedó en una insinuación “verdosa indiferente” algo apagada. Lo que siempre digo, en ocasiones se rebelan. Pero cuando los miras dos veces acaban gustándote.

Son específicos para el cabello. Aunque me gusta hacerlos multiusos (un jabón para todo es mucho más práctico), quería investigar una nueva fórmula con extracto y aceite de ginkgo. Y bueno, probé, comparé y, en principio, apenas  noté diferencia con los otros, necesito un par de meses más para conocerlos.  El ginkgo es excelente para la circulación, pero como no sabemos qué cantidad de principios activos llega al jabón (en el proceso de saponificación se pierden propiedades), lo completé con una mascarilla capilar que sí garantiza la eficacia de todos sus principios.

El aceite extra que lleva este jabón (4 %), es de romero y ginkgo. Prefiero no abusar con el sobreengrasado, creo que lo que realmente hace eficaz a un jabón para que no reseque son los aceites, ellos marcan la diferencia, acompañado de una correcta elaboración y curado. Lleva también aceite de coco y ricino.

La mascarilla es muy nutritiva. Con ceras vegetales, hidroqueratina, hidrolato de romero, aceite de coco, más el macerado y extracto de romero y ginkgo. Cuanto más tiempo la tengáis en el cabello, antes del lavado, mejor. Y si os la ponéis por la noche, recogiendo el pelo con un pañuelo, notaréis aún más su eficacia, pero no a corto plazo.







No hay comentarios: