lunes, 4 de febrero de 2013

Jabón natural de lavanda y caléndula




Alguien me dijo que este blog olía a lavanda. En aceites o hidrolatos la utilizo en casi todos mis jabones y cremas. Es mi preferida, así que no descarto algún día viajar a la campiña francesa, a las zonas altas de la Provenza y ver todo el proceso de cosecha de los enormes campos de lavanda y su posterior incorporación a la industria de la medicina y cosmética.
Conocida por sus propiedades sedativas, antiespasmódicas y antisépticas. Su aceite esencial es un remedio eficaz para combatir las quemaduras del sol, basta con añadir unas gotas en la crema hidratante corporal o facial. Se utiliza también como mascarilla relajante para las ojeras azuladas. Oxigena el tejido y revitaliza la circulación en los párpados.

Con unas gotitas de aceite de lavanda en el baño del bebé o pulverizando con una mezcla de agua y esencia las sábanas recién planchadas, garantizáis una buena relajación. Y un clásico, saquitos de flores de lavanda seca dentro de un armario o un cajón, qué recuerdos!.

Aceites que lleva el jabón, oliva macerado con lavanda y caléndula, argán, coco, manteca de cacao y cera virgen. La crema con los mismos aceites menos el de coco. Lleva agua floral (hidrolato) de lavanda.





No hay comentarios: