lunes, 30 de noviembre de 2015

Jabón y bálsamo mascarilla de aceite de remolacha y karité


Por qué la remolacha:
. La betanina, pigmento que le da color, está considerado un antioxidante valiosísimo, efectivo contra invasores contaminantes (estudios han demostrado que la betanina disminuye el desarrollo de cánceres de piel, de hígado y de pulmón).
. Las hojas tienen gran cantidad de vitamina A y las raíces vitamina C, indispensable para el fortalecimiento del sistema inmunológico; desintoxica, nutre y renueva los tejidos.
. Fuente de folato, perteneciente a la familia de las vitaminas B, con propiedades rejuvenecedoras. Colaborador indispensable en la creación de nuevas células.
. La presencia de hierro oxigena la sangre. El magnesio fija el calcio.
. Rica en potasio y pobre en sodio, ello hace que tenga propiedades diuréticas y favorezca la eliminación de líquidos.
. Participa de la creación del aminoácido metionina, necesario para la buena salud del cabello, uñas y piel.
. Ünguentos elaborados con las hojas aceleran el proceso de cicatrización de las heridas.

Vaya, una bomba compacta de nutrientes que alimenta y renueva los tejidos de adentro hacia afuera. Muy recomendable para tomar a menudo.

Para un buen aceite de remolacha:

1 kg remolacha
½ litro aceite

Plantar la remolacha en primavera, después de la última helada, y recogerla a mediados de verano (opcional)
Cortarla en rodajas muy finas
Secarla durante 12 horas, aproximadamente, en el deshidratador (se puede hacer en el horno a baja temperatura)
Triturarla en el molinillo de café o similar
Mezclarla con el aceite y calentar al baño maría -37º/40º- durante tres horas. Dejarla reposar toda la noche y colar al día siguiente.


Echarle imaginación porque tiene múltiples usos.


Aceite de oliva macerado con remolacha, karité, manteca de cacao y cera de abeja





Aceite de remolacha y karité (mascarilla rostro)

No hay comentarios: