lunes, 19 de octubre de 2015

Jabones translúcidos de glicerina




Ya llevo unas cuantas formulaciones para este jabón, empeñada en que sea lo más transparente posible. El anterior quedó ideal, era como un trozo de ámbar, color naranja coñac, muy limpio. Pero con algunos inconvenientes.

Este tipo de jabones llevan solventes para darles nitidez. Alcohol, azúcar y glicerina, con poco margen para el error: demasiado alcohol el jabón es áspero, encoge y produce poca espuma, demasiada glicerina y azúcar lo ablanda y se gasta enseguida. Siempre que disminuyamos estos tres ingredientes obtendremos jabones menos traslúcidos, más duraderos y personalmente, de más calidad. Y esto fue lo que me planteé con el último. Dejé a un lado la transparencia y rebajé los porcentajes. Al 50 % jabón y solventes.

La elaboración también la cambié. Ya que no buscaba el jabón cristal, suprimí el paso donde a la masa de jabón, antes de agregarle los solventes, se la pone al baño María para gelificar. Uno a uno, sin dejar de remover, los fui incorporando directamente, sin esperar a la gelificación.

El ácido esteárico para estos jabones me parece insustituible. Da calidad y dureza a la pastilla además de propiedades emolientes y protectoras. El aceite de ricino es humectante y actúa también como solvente dando transparencia, pues tiene en su composición más de un 80% de ácido ricinoléico. Siempre con cantidades ajustadas.

Las que a mí me funcionan:

Alcohol   12 %
Azúcar     9 %
Glicerina 13 %
Agua       16 %


Pero seguramente seguiré rebajando estos porcentajes. Quiero encontrar la formulación de un jabón que me regalaron, espectacularmente bueno, con los mismos ingredientes pero con proporciones aún desconocidas para mí.






Precioso otoño




2 comentarios:

Santos Guerra dijo...

Hola, como logras esos detalles en la superficie del jabón?

Ana dijo...

Es la base del molde