lunes, 2 de marzo de 2015

Cubitos de coco natural para limpiar y nutrir el rostro


El tema de la exfoliación o descamación me deja muchísimas dudas. Hoy en día los dermatólogos están divididos sobre cómo, cuántas veces habría que hacerla y qué piel la necesita (no es aconsejable, por ejemplo, en adolescentes)

Ante ésta incertidumbre lo más práctico es emplear el sentido común. Sabemos que la piel tiene un manto hidrolipídico de grasa y agua y es su barrera natural frente a los agente nocivos del exterior, reponiéndose constantemente con células nuevas en un proceso que dura alrededor de treinta días en pieles jóvenes y más de dos meses en pieles maduras. En éste último caso unas cuantas ya no van a renovarse causando flacidez, arrugas, manchas, etc.

Es cierto que después de una exfoliación la piel queda luminosa, firme, pero es el efecto sensorial inmediato y no deja de ser una pequeña agresión más a la flora de nuestra piel.

Hay que tener mucha precaución con los peeling y tratamientos cosméticos, ser muy exigentes con los productos que utilizamos y regular la frecuencia con que se hace. Una exfoliación excesiva no permite a la piel recobrarse y puede quedar dañada a largo plazo.

Conveniente, es exfoliar con cada cambio de estación y preparar a la piel para la nueva época, dándole así tiempo suficiente para recuperarse y regenerar las células dentro de su ciclo natural. Y que sea, a ser posible, ecológica, suave y hecha en casa.

Al hilo de la cosmética casera os propongo una limpieza de cutis que a mí me encanta elaborada sólo con coco rallado y la podéis utilizar a diario:
Poner 400 gr. de coco rallado (puro, sin azúcares añadidos), en una batidora potente (es importante la velocidad que tenga la máquina) y procesar hasta que se licúe. Verterlo rápidamente en un frasco porque se solidifica en pocos minutos. Y ahora decidid para qué lo queréis. Si es para comer dejarlo a temperatura ambiente. Si es para limpiar vuestro cutis, en la nevera o congelador (previamente de haberlo colocado en cubitos para el hielo). De cualquier forma es una delicia.
¿Cómo lo usamos? Pues cada una como quiera. Yo lo humedezco debajo del grifo y a continuación me doy pequeños masajes sin presionar por la cara, cuello, escote y hombros. Aclaro y me seco a golpecitos. No vais a necesitar crema, el coco ya lleva su aceite natural (muy ligero), y os va a dejar la piel fresca e hidratada.

Otra ventaja más de este preparado es que dura bastante, fuera o dentro de la nevera. Pero ojo, siempre que sea coco rallado deshidratado, con el fresco no funciona. Ya en otra ocasión os contaré como hago la crema con coco de temporada, es algo más complicada y aguanta menos tiempo, pero merece la pena aprovechar al máximo las propiedades de esta excelente fruta tropical.






2 comentarios:

Jacinta dijo...

Muchas gracias por la explicación y trasmitir tos conocimientos. Según iba leyendo ya estaba pensando en comprarme unos cocos y hacer la prueba, jeje. Me encanta las cosas que haces.

Ana dijo...

Recuerda guardarte unos cuantos para el postre. Un saludo Jacinta.