lunes, 15 de septiembre de 2014

Nutritiva de aceite de coco bio


Seguro que habéis hecho mantequilla alguna vez. Qué bueno cuando la nata empieza a convertirse en crema y va soltando las gotitas de agua. Así quería la nutritiva, untuosa, balsámica y a la vez hidratante. Salpicada de pequeños agujeros rellenos con gotas de lavanda.

Para que la crema suelte agua hay que emulsionarla bien. Se guarda un día, aproximadamente, en la nevera, sacamos y removemos con una cuchara, ya veréis como se desprende. Está hecha con hidrolato, aceites (uno de ellos tiene que ser sólido), cera de abeja, extracto y/o aceite esencial. Con otros componentes no sé si se obtendrá la misma textura. Soy muy básica en la elaboración y eligiendo ingredientes, tengo un par de recetas, las más solicitadas y es muy raro que varíe.

Aunque los aceites que empleo no son biológicos, sí de buena calidad, la nutritiva que presento lleva aceite de coco bio. Claro que me gustaría utilizarlos de procedencia ecológica pero dispara los precios de los jabones o cremas, sin embargo a pesar de este inconveniente he notado últimamente mayor aceptación por estos productos.

Comestible, muy saludable y con olor a coco… del de verdad, este aceite me hizo una crema que apetecía comerla, excelente. “No pongas en tu piel lo que no puedas comer”, idea algo extremista que suelo tener en cuenta.


Quería que llevara extracto de naranja pero le quedaba algunos días de maceración, así que le puse de pomelo que es igual de rico y nunca me falta en la despensa. 









  
Y el otoño a las puertas


No hay comentarios: